lunes, 14 de noviembre de 2011

Quiero ser un “indignado” en Madrid

La realidad de nuestra madre patria no es otra que ser uno de los países de Europa con más problemas económicos. Esto ha conllevado a que una población joven decidiera iniciar una serie de manifestaciones y de marchas en Madrid y Barcelona, no se les ocurrió otro sitio mejor, que dos de las ciudades más bellas del mundo, bueno este no es el tema, y  sin entrar en el fondo del asunto, o el por qué manifiestan nuestros hermanos españoles, lo que quisiera es llamar la atención sobre la seguridad social en ese país, por ejemplo: los hospitales son públicos y  allí asisten a todos los ciudadanos, lo que incluye a los representantes del gobierno español y a su realeza. Lo que demuestra que el sistema de salud funciona, no se conocen noticias que nos digan que el rey o primer ministro español salieron a tal o cual  país para hacerse un chequeo médico o tratarse alguna enfermedad. 
Lo otro, la educación, es sabido por todos de las grandes universidades españolas que acogen a estudiantes de todo el mundo, y esto debido a su alto grado de excelencia, y ni hablar de la cantidad de jóvenes que son graduados por este sistema educativo, que también es público, es decir, el Estado asumió la educación como una prioridad, y así lo ha demostrado a lo largo de los años. Sean gobiernos socialistas o de derecha, se ha instalado en ese país, una decisión por parte de quienes los gobiernan, de que estos servicios son y serán gratuitos y de carácter universal. Tampoco vemos que cuando hay un cambio de gobierno se destruye todo lo anterior para inventar algo nuevo, muy por el contrario se mejora, es un compromiso de todos los ciudadanos españoles.
Y para rematar estos españoles si inventan,  miren que tener hasta planes para la vejez, incluido un sistema de pensiones  y subsidios para los que por acá mientan adultos mayores, diferenciando entre los pensionados que cotizaron a lo largo de sus años productivos, los cuales reciben una media de “820 euros” al mes como pensión, y los que no lograron cotizar lo mínimo requerido se les otorga un subsidio de más de “400 euros” al mes, es decir todos cobran una asignación por parte del Estado. En la actualidad hay más de  nueve millones de pensionados en España.
Y la guinda que faltaba, hay un seguro de paro laboral, sí, hay más de cinco millones de españoles que cobran este seguro por no tener empleo, el cual es de aproximadamente “430 euros” mensuales, es decir los que marchan y toman plazas en Madrid, gozan de este beneficio. De verdad que ser “indignado” en España es, como dicen mis hijos, una nota.
 Con esto no quiero ir en contra del derecho que tienen todos los ciudadanos españoles a manifestar y de exigir mejoras en la seguridad social y que se le respeten sus beneficios, lo que quiero es llamar la atención a los amigos que dirigen en la actualidad a nuestro país, y que en vez de estar criticando al gobierno español, se copien algunos de estos planes a ver si pasamos a ser indignados, pero en Venezuela.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario