jueves, 27 de septiembre de 2012

La prueba final




Me imagino que los jerarcas del gobierno en su evaluación de la campaña electoral estarán tomando en cuenta como factor principal para el triunfo, la cantidad de misiones y organizaciones de todo tipo que han venido creando en más de diez años. Este componente debe ser al que se le ha asignado mayor peso en el análisis, ya que lo que representó en su momento el presidente para la campaña electoral del 2006 ya no tiene el mismo peso específico, se encuentra muy disminuido, la enfermedad y la falta de un discurso renovado que emocione nuevamente al electorado ha quedado atrás, y si ha esto le sumamos la ineficiencia gubernamental, me lleva  a afirmar que sólo podría ganar la relección si ciertamente todo el aparataje organizacional y comunicacional que ha creado el gobierno ha sido eficaz. 
Para mi entender, y tratando de ser objetivo en el análisis, es lo único que puede salvar al régimen de una derrota aplastante. Todo lo que nos han vendido por los medios públicos será evaluado por el voto popular el 7 de octubre, allí se certificará si es cierto que las diferentes misiones tan pregonadas por el régimen han sido efectivas y eficientes, una de ellas muy promocionada, la misión barrio adentro. Todavía tengo en mente una propaganda que nos hablaba de una cantidad exorbitante de venezolanos atendidos y tratados por este sistema de salud paralelo, al igual que todas las demás, que no suman un número menor de veinte misiones, las cuales han sido reconocidas en su alcance por diferentes estudios, entre ellos uno de la Universidad Católica Andrés Bello, que en el año 2011 nos indicaba que no menos de cuatro millones de venezolanos habían sido beneficiados directamente por alguna misión. Si esto es totalmente cierto, y si le sumamos a ello todos los programas educativos, las diferentes organizaciones de base que realizan actividades en sus comunidades, las madres del barrio, la misión amor mayor, las aldeas universitarias, las casas de alimentación, entre otras más, estaríamos hablando de que sería casi imposible derrotar lo que este régimen representa. Ahora lo cierto es, ¿serán tan efectivos estos programas sociales como nos lo han vendido?, o será otra la situación. A su vez si ponemos del otro lado de la balanza los graves problemas que estamos atravesando todos los venezolanos, como por ejemplo la inseguridad y el alto costo de la vida, debemos preguntarnos si pesará esto más que el pregón del comandante. 
Allí esta el detalle diría el gran "filósofo" Mario Moreno, por ello el régimen debe estar sacando cuentas, como en el dominó, cuando la mayoría de las piezas están jugadas, todos saben lo qué le queda al contrario, es por ello que el 7 de octubre sabremos hasta donde alcanza la verdad, o la falsedad del llamado socialismo del siglo XXI. 

lunes, 3 de septiembre de 2012

El alma de la fiesta





Si la situación del país no fuera de tanta gravedad, uno pudiese hasta bromear con todo lo que sucede. Conversando con un sobrino me hizo referencia, cómo él siente mucho aprecio hacia el presidente, que de verdad le gustaría tenerlo como amigo, e invitarlo a todas sus fiestas y reuniones, por cierto es músico. Hay también que mencionar que a su corta edad no tiene recuerdos de anteriores presidentes. Al interrogarlo por la situación del país, me di cuenta de que está muy claro y consiente con todos los problemas que estamos afrontando, y al preguntarle del por qué le gustaría que fuera el presidente su amigo personal, es allí donde entendí, él lo quiere como amigo, no como presidente, me dice que Chávez en cualquier reunión se convertiría en el alma de la fiesta, cantando, bailando echando cuentos e historias, me dice que sería un compañero de farras increíble, que sus amigos lo celebrarían al verlo llegar a cualquier encuentro o reunión, claro a esa edad la oportunidad de fiestas son inagotables, y mientras lo tuviesen entretenido haciendo lo mejor que hace, tendríamos la posibilidad de elegir un presidente serio que de verdad nos gobierne. 
Este argumento es irrebatible, y además creo que tiene mucha razón, es allí donde es difícil ganarle al presidente, dejar de reírse de algunas de sus gracias es casi imposible, aunque sabemos que terminan siendo morisquetas, no creo que ni el conde del guácharo logre ganarle en el escenario, será por ello que lo extraña como contendor en este proceso electoral, es que a chacu no se le puede negar su carisma y alto grado de simpatía, si se realizara un concurso al estilo de Latín American Idol Presidencial, estoy seguro lo ganaría de punta a punta, ya me imagino al jurado llorando de la risa y aplaudiendo, claro sería un jurado conformado por algún argentino, ecuatoriano, nicaragüense y si falta alguno un brasileño, tendría el resultado más que garantizado, pero hay que ser objetivo, sus dones dan para ello, no hay en la actualidad ningún otro presidente que le pueda ganar, eso sí pediríamos que ese espectáculo durara unos seis años, a ver si nos da tiempo de reconstruir al país, que entre chiste y chiste todos los día nos sucede una desgracia.  
Espero que no sea muy  tarde para que entendamos que no necesitamos a un tipo simpático en la presidencia, que nos llene a diario de cuentos, canciones, y discursos interminables, que estos años de sacrificios valgan la pena,  para que los miles que han sido asesinados por el hampa tengan justicia. Que este triste espectáculo nos ha dejado un deterioro estructural, en todas las áreas, siendo las más marcadas la salud, la educación y la infraestructura,  esto es, entre otras desgracias, lo que nos esta dejando este reality show, que confío que el 7 de octubre finalice, y así el actual presidente se dedique a lo que mejor sabe hacer, echar cuentos y chistes, pero a sus nietos. 

sábado, 30 de junio de 2012

¿Dónde están mis prestaciones?


De verdad que este gobierno para engatusar es excelente, después de toda una alharaca con el tema de los pasivos laborales y de las prestaciones sociales, los trabajadores quedaron claros y sin vista, como reza el refrán. Nuevamente el ejecutivo nacional en un alarde electoral utilizó el tema para manipular a la clase trabajadora, que ciertamente sufre el embate de la inflación, y siente que su salario cada día vale menos. Para ningún trabajador de la administración pública es un secreto, que aquellos que tienen el privilegio de pedir adelantos de sus prestaciones sociales, ya casi nada les queda de sus prestaciones acumuladas, debido a que esto se ha convertido en un mecanismo de compensación salarial, es decir, retiran parte de sus prestaciones para redondear el salario.
Mucho se habló de un fondo para con ello saldar la deuda multimillonaria que tiene el estado venezolano con la gran mayoría de sus trabajadores, deuda que se ha multiplicado por dos con este gobierno, sí, el gobierno que se hace llamar obrerista es maula y no paga. Hay que recordar que después de la modificación del régimen de prestaciones en 1997, se realizó todo un trabajo con profesionales en materia actuarial para cuantificar la deuda de los empleados públicos, y generar todo un cronograma de pagos, trabajo que por cierto le fue entregado al nuevo presidente, el mismo, Hugo Chávez, habría que preguntarle qué hizo con esa información. Pero esto no es lo peor, es que luego de casi 14 años no hay nadie, ni en el ministerio de finanzas ni el ministerio del trabajo, que se esté ocupando de cuantificar esta deuda y generar algún mecanismo de pago, lo único que han asomado es la creación de un fondo para acumular las prestaciones causadas por los trabajadores, fondo que por lo que se ve correrá el mismo destino de los fondos  de política habitacional, seguro de paro forzoso, y el barril sin fondo en que se han convertido los dineros de los trabajadores que son dirigidos al seguro social.  
Esta política propagandística no es nueva, anteriormente fue la reforma constitucional que se planteó en el 2007, donde se ofreció, entre otras cosas, modificar el artículo 87 de la constitución, para supuestamente crear un “Fondo de estabilidad social para trabajadores y trabajadoras por cuenta propia”, como diríamos, para hacer justicia a más de 5 millones de venezolanos que no gozan de ningún tipo de seguridad social, lamentablemente esto no llegó a ningún lado. Ahora nuevamente utilizaron el tema para manipular a los trabajadores con la intención de aprobar la nueva ley del trabajo, y ganarse unos cuantos votos, haciendo creer que a estos venezolanos se les crearían mecanismos idóneos para poder entrar al régimen prestacional.
Otra de las grandes mentiras que se le hizo creer a los trabajadores, a los que se les adeudan sus pasivos laborales, es que les serían cancelados, llegando a plantear el régimen la creación de un bono de deuda pública llamado el “Petrorinoco”, instrumento que serviría para el pago, menos mal que los trabajadores no se dejaron engañar y rechazaron esta idea descabellada de inmediato. Lamentablemente más de un despistado sigue sacando cuenta de cuánto le toca del pago de sus pasivos laborales, es que el descaro y el nivel de manipulación del régimen no tiene límite.  

sábado, 21 de abril de 2012

Monumento al fracaso


En los primeros 40 años de la democracia venezolana todo presidente dejó alguna obra emblemática para ser recordado, entre ellas tenemos: Parque Central, el teatro Teresa Carreño, las Empresas Básicas de Guayana, el Metro de Caracas, el Poliedro, entre otras tantas, era como una norma no escrita,  a la cual no se le dio la importancia merecida, lo asumíamos como algo normal. Para mi entender fue una conducta heredada de la dictadura precedente, la que tuvo, como bondad, la realización de obras de gran envergadura que eran fiscalizadas por el propio dictador. Con dolor debemos afirmar que éste gobierno, que se hace llamar revolucionario, a dado al traste con este principio, y peor aún, ha sido un factor de destrucción de lo que antes nos sentíamos orgullosos.
En caracas hay una estructura que se ve desde casi cualquier punto de la ciudad, que podemos afirmar, es el símbolo que mejor representa las obras de la revolución, la torre CONFINANZAS, que debido a la crisis bancaria de 1994 su construcción se paralizó y fue intervenida por parte del Estado, resultando que el conjunto financiero fuera cedido a FOGADE, el cual en más de 15 años no ha sido capaz de darle funcionalidad a una estructura de tamaña envergadura. En la actualidad sus 45 pisos se encuentran ocupados por damnificados, lo que se ha convertido en el barrio más alto del mundo, donde impera la ley del más fuerte, en donde el Estado ha sido relevado por la delincuencia y los grupos armados que mantienen a los venezolanos que allí residen, y a los que no, en una permanente zozobra, y sin autoridad alguna, esperando que un gobierno que dice dignificar a los pobres haga valer su autoridad, y cumpla con sus obligaciones, entre ellas, otorgarles una vivienda digna y devolverle a los habitantes de la zona la tranquilad, ya que para nadie es un secreto los hechos delincuenciales que desde allí se cometen, dándose el caso, que la única actuación policial que se ha desarrollado en esta torre fue debido al secuestro del funcionario diplomático costarricense, de lo contrario las autoridades correspondientes se hubiesen seguido haciendo la vista gorda, ante este monumento al fracaso de un gobierno que no ha sido capaz de garantizar la seguridad de sus ciudadanos.
El daño estructural que se le ha hecho al país en los últimos años tiene responsables, el presidente y quienes lo han acompañado, por ello hay que entender, que la única forma de comenzar a recobrar la institucionalización y la paz, es desalojándolos del poder, y llevar a una nueva generación de venezolanos que conduzca los destinos del país, hay un camino, y el camino es el progreso, frente al atraso que representa éste régimen.   

martes, 3 de abril de 2012

Tres períodos parlamentarios no han sido suficientes


Tres períodos parlamentarios no han sido suficientes, la Asamblea Constituyente de 1999, les dejó la tarea a los parlamentarios para que aprobaran a través de la Reforma de la LOT un nuevo régimen de prestaciones sociales reconocido en el Art. 92 de esta Constitución, “el cual integrará el pago de este derecho de forma proporcional al tiempo de servicio y calculado de conformidad con el último salario devengado”, más claro no canta un gallo. Lo grave de esto, es que luego de 12 años no se haya cumplido con ello, es una irresponsabilidad de los que han tenido mayoría en la asamblea nacional, y se han hecho los locos. La deuda laboral heredada por este gobierno es incalculable, pero también es fácil calcular la deuda que ha adquirido este gobierno socialista con los trabajadores desde 1998 hasta hoy, es muy sencillo, ya que un gobierno que habla de un robo de las prestaciones sociales en el pasado, no ha sido capaz de pagar a la gran mayoría de los trabajadores que prestan servicio al estado venezolano, no sólo el bono de transferencia por el cambio del régimen prestacional, pero peor aún, no ha depositado en las cuentas individuales de los trabajadores, como ordena la ley, las prestaciones causadas desde 1999, es decir, se ha apropiado de los ahorros de los trabajadores, del esfuerzo de su trabajo.
Cobrar lo correspondiente a las prestaciones sociales en la administración pública es una lotería, trabajadores que son jubilados o pensionados tienen un promedio de 12 años para obtener lo que por derecho les corresponde, llegándose el caso que muchos mueren antes de cobrarlas, y esto debido a la irresponsabilidad del gobierno por no implementar un mecanismo con el cual se mantenga al día con el depósito de lo correspondiente a los pasivos laborales y a sus intereses, lo que ha generado una gran deuda para este sector de trabajadores, cosa que por cierto no pasa en la empresa privada, que si fue obligada a cumplir con la ley.
Es por esto que aquellos que por doce años se han rasgado las vestiduras, vociferando a todos los vientos que los trabajadores fueron estafados con el cambio del régimen de prestaciones sociales, tienen razón, ya que el mayor estafador ha sido el actual gobierno, que extrañamente en estos momentos, nuevamente toma la bandera en la lucha y la defensa de los trabajadores, unos trabajadores que han sido embaucados por más de una vez por este régimen, recordemos los ofrecimientos que nos hicieron cuando se pretendió reformar la constitución, “reducción de la jornada laboral, aumentos de salarios, bonificaciones”, y pare usted de contar. ¿Por qué ahora se viene con la misma cantaleta?, y por el mismo cantante, ¿será para buscar votos? La asamblea realizando un acto de irresponsabilidad parlamentaria deja en manos del presidente de la república la elaboración y promulgación de una nueva LOT, que por cierto hay que remarcar, no es el mandato de la Asamblea Constituyente de 1999, que ordenó una reforma puntual en el tema de la retroactividad de las prestaciones.
Claro esta que los trabajadores venezolanos se merecen una nueva ley del trabajo, moderna que mejore las condiciones de trabajo y supere a la actual en beneficios, siempre respetando las conquistas históricas de los trabajadores, lamentablemente ese no es el panorama que se avecina, ya que la pretensión de los que ahora van modificar la ley, no es otra que la de implementar un régimen de nuevas relaciones de trabajo de tipo “socialista”, donde estamos seguros que el 1ro de mayo, cuando sea promulgada la nueva ley, nos anunciaran las cosas buenas y deseadas por los trabajadores, pero cuando vayamos al fondo nos daremos cuenta del asalto de que seremos al perder, entre otras, la libertad sindical.

lunes, 27 de febrero de 2012

Este gobierno no pierde la maña


Este gobierno no pierde la maña, a todo triunfo de los sectores democráticos le aplica las consejas de Joseph Goebbels, el ministro de propaganda del gobierno de Adolf Hitler, que entre unas de ellas estaba la de lograr por todos los medios posibles, legales o no, destruir y hacer sentir al adversario que cualquier avance en sus políticas para enfrentar al régimen no tienen ningún valor o son insignificantes frente al todo poderoso que gobierna, para con ello lograr la sumisión y resignación de aquellos que intentan enfrentarlo.  La descalificación y el insulto, son las armas más blandidas por el comandante presidente frente a todo aquello que sienta que pueda socavar sus bases, y más si estas son las bases populares, de donde se ha nutrido para ganar los procesos electorales en los que se ha contado. Vemos que luego del 12F el gobierno nuevamente aplicó el guión que ya todos conocemos, la descalificación y la política del terror afloraron al día siguiente de unos de los mayores actos de democracia participativa que ha ocurrido en nuestro país en toda su historia. Lo del Tribunal Supremo de “Justicia”, al ordenar la confiscación de los cuadernos de votación, tenía un único objetivo, el de crear terror a todos aquellos que votaron, y esto con solo la posibilidad de la creación de una nueva lista de la infamia. A esta acción se le suma una más infame, las acciones contra la excelente venezolana, Teresa Albanes. 
Un gobierno represor que pretende aterrorizar a todos aquellos que exigen un cambio en la forma y el modo en que se ha venido conduciendo el estado por más de trece años. Para estos gobiernos autoritarios y militaristas, son inaceptable las manifestaciones democráticas que procuran un cambio.
La política acertada de la mesa de la unidad, que logró conducir a feliz término las elecciones primarias, donde se desarrollaron unas elecciones llenas de alegría y de propuestas en positivo, que culminaron con una demostración de unidad por muchos no esperada, al ver a todos los que compitieron por la candidatura unitaria a la presidencia agarrados de las manos y felicitándose unos a otros, todos ganaron. Este momento de euforia y signos de unidad verdadera no es cualquier cosa y el gobierno lo sabe. Estos momentos en la política cotidiana, que generan rompimientos en el continuo de la acción política, por su importancia e impacto, casi siempre desarrollan una ola de cambio que va creciendo y puede convertirse en un tsunami que desaloje del poder a los que en la actualidad disfrutan de sus mieles.
Es por ello las reacciones del régimen en boca de su propio presidente, insultos y descalificaciones son las armas a utilizar para pretender con ello disminuir el impacto que este triunfo opositor  significa.  El gobierno se siente disminuido frente a una política acertada, y sumado a esto el régimen se encuentra atravesando una situación sui géneris, la enfermedad de presidente, que es un hecho real y crea gran incertidumbre entre sus seguidores y desconcierto entre su dirigencia más connotada, que espera el momento  preciso  para dar la lucha por el control del aparato del estado. En las leyes de la naturaleza nos encontramos con una verdad infalible, la que nos dice que cuando falta el líder de la manada o este se encuentra herido, comienza de inmediato la lucha por el control y el nuevo liderazgo. La falta de líderes reconocidos desde chavismo, gracias a la acción del propio presidente, que se dio a la tarea de disminuir a todo aquel que lograba despuntar con pie propio, debemos sumar que ninguno de los posibles sucesores cuenta con el liderazgo carismático del presidente, complicándose aún más la sucesión, situación esta que podría dar el triunfo a los sectores democráticos agrupados con mayor fuerza y entusiasmo alrededor de un excelente candidato, Enrique Capriles, allí la causa de sus miedos y desespero de aquellos que aún apoyan al régimen. 

martes, 7 de febrero de 2012

Por qué votar el 12F



El gobierno nacional, tras trece años, lo que le ha dejado a los venezolanos es un país dividido y una grave crisis social y económica.
Vemos la incapacidad del gobierno para planificar y dar a todos los venezolanos una 
mejor calidad de vida. La mala gestión y la intolerancia están gestando una crisis de gobernabilidad que es promovida desde el propio gobierno. 

La solución que adoptado el gobierno nacional para enfrentar el descontento social, generado por la grave crisis política y económica, es la utilización de fuerzas para-policiales para reprimir a la sociedad.
El ejemplo de lo sucedido en el 23 de Enero lo evidencia, luego de las declaraciones de los voceros del gobierno, no pasa nada, la población civil sigue sometida a grupos que se hacen llamar revolucionarios, con la escusa de que ellos actúan donde no pueden actuar los cuerpos de seguridad del Estado, a la mejor andanza de los grupos de choque cubanos, y sin dejar de recordar las camisas pardas de Hitler y las camisas negras de Mussolini. Grupos que son auspiciados por el propio gobierno nacional.
Además, las fuerzas que deberían mantener el orden público, como son la guardia nacional y las policías, son los mismos que arman y protegen a estos grupos, y reprimen con saña a los diferentes sectores sociales que protestan legítimamente frente al gobierno, por los incumplimientos de todas las promesas que luego de 13 años no se han concretado.
Las detenciones inconstitucionales de los que protestan, que luego son ruleteados para amedrentarlos y someterlos a maltrato físico y psicológico, donde sus familiares atraviesan todo un vía crucis para poder dar con sus hijos, con el temor de que sean depositados en los retenes judiciales, es la nueva forma de actuar para tratar de quebrar la voluntad de los que protestan.
El país vive una situación de inseguridad y anarquía, con policías que no pueden con el hampa, o son parte de ella, un sistema judicial que es incapaz de dar justicia, en donde mueren a diario reclusos por la venta y el tráfico de armas en los retenes judiciales.
El alto costo de la vida, y las malas políticas económicas han generado mayor especulación, la que se quiere combatir con más represión y con expropiaciones, siendo los trabajadores los pagan sus consecuencias al quedarse sin empleo.
El discurso violento y amenazantes de los sectores oficialistas, los que a diario tienen un pregón de que si se produce un cambio en el país vendrá más violencia, es inaceptable. Un gobierno que pretende quedarse en el poder por siempre, y arremete contra todo aquel que se plantea por la vía democrática sustituirlo, está muy lejano de ser democrático.
Por todo esto el llamado es a todos los venezolanos que queremos vivir en paz es a organizarnos para ejercer nuestro derecho ciudadano, utilizando el arma del voto, para darle un cambio a la situación de inestabilidad y violencia a que nos tiene sometido este régimen militarista y autoritario.
La evaluación de los 13 años de gobierno ya la hicieron los fanáticos del beisbol, este gobierno esta ponchado, y necesitamos cambiarlo.

lunes, 23 de enero de 2012

Trabajo infantil

La Organización Internacional del Trabajo todos los años adopta el 12 de junio para llamar la atención sobre alguna de las formas de trabajo infantil citadas en la convención No.182. Comenzando por sus peores formas, tales como la trata de niños, seguidas por el trabajo doméstico y el trabajo infantil en minas. Esta fecha tiene por objeto la movilización de gente alrededor del mundo contra el trabajo infantil.
Una de las grandes promesas del régimen fue la de rescatar a los niños de la calle,  lamentablemente ha sido otra de las tantas incumplidas. Este gobierno ha tratado de esconder esta realidad con mensajes propagandísticos y medidas efectistas, como el del cambio de la terminología, ahora son llamados “niños de la patria”, pero siguen en la calle. Ir al fondo del problema va más allá que estas medidas de carácter propagandístico. A esta situación debemos sumarle otro drama que viven nuestros niños, el trabajo infantil, si aceptamos, y de acuerdo a un trabajo no muy reciente de la Unicef del 2007, donde se nos afirma que Venezuela es uno de los países de América Latina con menor tasa de trabajo infantil, un 2,2 por ciento, lo que nos dice es, que para ese año había un aproximado de  80.774 niños y niñas de 10 a 15 años trabajando o lo que es peor, sub-empleados o en la economía informal, y si a esto le sumamos cifras del mismo informe que nos indica que en el 2007, 100.349 de la misma franja de edad ni estudiaban ni trabajaban (un 2,73%), estamos hablando de casi 200 mil niños explotados o en trabajos denigrantes, cifra inaceptable para una sociedad que aspire un verdadero desarrollo humano.
Claro está que estas cifras han ido en aumento, esto debido a que las políticas para enfrentar esta situación no han sido eficientes, y si seguimos sumando tragedias no debemos olvidar la de los niños que se encuentran en pobreza extrema, los que salen a las calles a mendingar, a los que podemos ver transitando libremente por las calles de nuestras principales ciudades, siendo victimas de todo tipo de maltrato; hambre, violaciones, insultos, vicios como el alcohol, drogas, entre otros. Una realidad inocultable, que cada día nos da en la cara.
El gobierno nacional sabe y esta consiente de esta situación, y lo mejor que se le ocurre es crear una serie de subsidios directos para esta población, la  que ha sido excluida por mucho tiempo. Lo criticable no es el subsidio en sí, lo inaceptable es que luego de 12 años es que se pretenda atacar este mal. Los subsidios en situaciones como estas son necesarios, nadie lo discute, el problema es que deben ir acompañados de medidas de carácter estructural que logren erradicar el problema en sí a mediano y largo plazo, de lo contrario lo que se logrará es mantener en un estado de indefensión a un porcentaje de la población, que por cierto es el más vulnerable, a los que no se les dan oportunidades verdaderas que los ayuden a salir de esta situación. Claro está, después  que un niño se va a la calle es muy difícil que retorne a su hogar, y menos cuando sabemos que estos niños vienen de hogares destruidos, los cuales son echados a la calle sin ninguna consideración. Es allí donde el estado debe fijar las primeras estrategias, el cómo lograr que la gran mayoría de los venezolanos tengan hogares estables y bien estructurados, pero cosa difícil cuando en ese hogar, por ejemplo, el padre esta desempleado,  o la falta del padre obliga a los menores a abandonar los estudios para irse a la calle a ganar el sustento de la familia, pasando a formar parte de la estadística del trabajo infantil, que por cierto en la mayoría de las veces es un trabajo precario y mal remunerado.
*Las fotos son de la calle Las Flores de Catia