domingo, 25 de septiembre de 2016

Clase obrera socialista

Uno no deja de sorprenderse con las cosas que están sucediendo en la clase obrera, “ahora socialista”. Puedo decir que gran parte de mi vida la transité en el mundo sindical, actividad que me trae buenos recuerdos. Tiempos aquellos de luchar para conquistar un sindicato y ponerlo al servicio de los trabajadores y de sus reivindicaciones, siendo ese el norte de nuestra actuación frente al movimiento sindical. En uno de esos episodios me tocó presidir la comisión electoral nacional de la CTV en el año 2001, cuando se convocó por primera vez en su historia una elección por la base para elegir su directiva, en donde participaron casi un millón de trabajadores afiliados a esta central, para ese tiempo era la central obrera más grande del país, allí, como corriente sindical nos tocó enfrentar, desde el Nuevo Sindicalismo, la plancha  que encabezaba el sindicalista petrolero Carlos Ortega, hoy injustamente en el exilio, en ese momento Carlos, era presidente de FEDEPETROL y logra en el proceso electoral conquistar la presidencia de la CTV, gracias en parte, a su desempeño en la lucha sindical en la defensa de los trabajadores de la industria petrolera.
Que se iba a imaginar para ese entonces la dirigencia sindical progresista y clasista que al  impulsar esa reivindicación democrática, la elección directa por la base de la central sindical más representativa del país, que la federación petrolera, una de las de mayor importancia, iba a caer en manos de la nueva “clase obrera socialista”.
Resulta ser que la actual federación petrolera, se ha convertido en todo lo que en otrora lucho el movimiento sindical para erradicar de sus bases los males que le aquejaban. Uno de estos males más criticados, fue la venta de los puestos de trabajo por parte de dirigentes sindicales inescrupulosos,  pero resulta ser que ahora no hay ingreso posible en la industria petrolera si no cuenta con el aval de la nueva “dirigencia obrerista socialista”, lo mismo pero de otro color.
Nuevas prácticas antisindicales vuelven a la industria petrolera de manos de su federación conjuntamente con la empresa PDVSA, una de ellas, el despojo a los sindicatos de base de las cotizaciones sindicales que le son descontadas a los trabajadores que no están con el ”proceso”, siendo  entregadas directamente a la federación de forma ilegal, también los permisos sindicales que les corresponden por contratación colectiva a los sindicatos de base son utilizados por la federación sin ni siquiera notificarlo al respectivo sindicato, con solo llamar a la gerencia de Recurso Humanos de PDVSA obtienen los permisos; como ejemplo tenemos los últimos permisos de que disfrutan “trabajadores” que andan en campaña electoral a favor del gobierno, muchos de ellos aparecen en nómina  pero nunca han trabajado en la empresa, gracias a su afinidad política con quienes manejan la federación, cobrando guardias completas, bonificación por asistencias, horas nocturnas, y todos los beneficios que les corresponden a los que si trabajan.
Pero todo este desparpajo no ha sido suficiente, parte de la nueva directiva de la federación, haciendo gala de su fidelidad al régimen han conseguido ser también miembros Directores Externos de PDVSA, Presidente de filiales, utilizando a su antojo los aviones de la empresa, aquello de las colitas se quedaron cortos, tienen asignadas habitaciones en el hotel más caro de Caracas, el Meliá Caracas, allí se les puede ver degustando de ciertas bebidas espirituosas, que por cierto ningún obrero gana lo suficiente en un mes para darse ese plácet, escoltas y carros asignados por la empresa, son parte de su repertorio.
Por si esto fuera poco, dicen que uno de los directivos se tomó el penthouse del edificio de la federación para su uso personal, nadie más tiene derecho a entrar allí, y si algún dirigente sindical se le ocurre reclamar por estos desvaríos, les dice que si no se comportan les manda a “poner los ganchos con el SEBIN”, o los bota; y esto no es mentira ya hay varios dirigentes despedidos de la industria, con expedientes judiciales abiertos por oponerse a estos seudo dirigentes sindicales.

A todo esto debemos sumarle el deterioro de la empresa, la destrucción del salario de los trabajadores de la industria, que en su mayoría ganan salario mínimo, estamos hablando de trabajadores especializados; perdieron el economato, las evaluaciones por rendimiento, no discuten la contratación colectiva, siguen las empresas utilizando trabajadores tercertizados, y la guinda que le faltaba a la torta, suspenden las elecciones sindicales de la federación por el temor de ser expulsado por los trabajadores petroleros, que están cansados de tanto atropello, al peor estilo de los que la “nueva clase obrera socialista “criticaba de la cuarta.




viernes, 9 de septiembre de 2016

Sordos, ciegos, y por desgracia, no mudos

Imaginar a Nicolás asistiendo a un estadio de futbol o béisbol para disfrutar un juego de nuestra vino tinto o de un Caracas Magallanes, todos intuimos lo que podría pasar, el abucheo sería gigantesco y la chifla interminable, o que el presidente se haga el beato y acuda a cualquier santuario, como por ejemplo asistir a la celebración de la Divina Pastora, o en la actualidad tratar de aparecerse en  la celebración de la Virgen del Valle, no lo quiero ni pensar, sería un evento  lleno de hostilidades de parte de grandes sectores de la población para expresar el gran rechazo que sienten hacia su gobernante.
También sabemos que estos acontecimientos religiosos son muy concurridos por sectores de oposición, ni el mismo Chávez se le ocurrió hacer apariciones en esos sitios, pero si caminaba los barrios y sectores populares en donde se sentía cómodo, ya que se encontraba entre el mayor número de sus seguidores. Bueno pareciera que al presidente actual le es imposible presentarse en cualquier barrio del país y mucho menos en un evento que reúna una porción de población medianamente critica, sino pregunten a los habitantes de Villa Rosa.
La situación del país se agrava “a paso de vencedores”, como lo diría el difunto, y esto por no querer escuchar el clamor popular, sí popular, el de los sectores más desfavorecidos, los que ahora demuestran todo su descontento de mil maneras frente al fracaso gubernamental.
La sordera y la ceguera de quienes dirigen el destino del país, si es que a esto se le puede llamar “dirigir”, es descomunal, la tozudez con la que actúan no tiene parangón en nuestra historia, negarse a entender la necesidad de frenar la violencia y lograr acuerdos que le permitan llevar su agonía de la mejor manera los está empujando a caminos inciertos, que lamentablemente también arrastra al resto de la población, no solo se hunde el chavismo con Nicolás, sino también se hunde el país, y lo único que se les ocurre para detener esto es incitar a una mayor confrontación, llamando a movilizaciones que cada día son más escuálidas; que iba a pensar el comandante fallecido que su invento gramatical para descalificar a un sector del país se les voltearía, convirtiéndose ellos en los escuálidos de ahora. A los únicos grupos que logran movilizar son a los violentos, bandas de delincuentes tarifados para tratar de generar terror por medio del amedrentamiento.
Pretenden mediante esta práctica, nada democrática, someter ahora a los sectores populares a un régimen represivo para impedir que protesten, lo que no han querido oír ni ver es que estos sectores cada día se manifiestan con mayor fortaleza y dignidad, expulsando a los violentos y hasta los propios cuerpos de seguridad del estado de sus manifestaciones, todas ellas más que legítimas, pero estos “Shakiras y Shakiros” que nos gobiernan siguen sordos y ciegos, pero por desgracia  no mudos, manejan en sintonía todos el mismo discurso, que ya suena a disco rayado, cadenas tras cadenas interminables y vacías de contenido, el bla bla bla de los sordos y ciegos cada día les dice menos a esa parte de un pueblo que creyeron en un proyecto que enarboló la lucha contra  la corrupción, y que ofreció superar los altos índices de miseria y pobreza que destruían el tejido social, lamentablemente luego de casi 18 años no hay nada que rescatar de lo que hemos vivido, la destrucción y el daño estructural que se le ha hecho a nuestra sociedad es incalculable.

Urge un acuerdo de unidad nacional, que hable menos pero que escuche y vea más para que conjuntamente con todos los sectores sociales se emprenda un plan nacional de reconstrucción que sea compartido por todos, y que no sea mudo pero sí que hable solo lo necesario.




martes, 23 de agosto de 2016

El presidente “obrero” destruyó el salario y acabo con las prestaciones sociales de los trabajadores venezolanos

Los trabajadores son los más perjudicados del fracaso de las políticas económicas del gobierno que encabeza el presidente Nicolás Maduro.  Esto se evidencia en la precariedad del salario que en la actualidad devengan los trabajadores venezolanos, solo este año la inflación anualizada amenaza con alcanzar la cifra récor de más de 700 %, mientras el salario mínimo solo ha sido ajustado en un aproximado de 90% en lo que va de año, haciendo inalcanzable para el trabajador adquirir por lo menos la canasta alimentaria, que de acuerdo a los estudios hechos por el CENDAS durante el mes de junio de 2016 se elevó a 277.432,88 bolívares, lo que obliga a un grupo familiar a por lo menos tener 10 salarios mínimos.
Esto se agrava debido a lo bonificación del salario, donde el trabajador percibe más del 60% de sus ingresos en el bono de alimentación, mejor conocido como cesta ticket, lo que ha venido burlando el ingreso real de los trabajadores, ya que esto repercute directamente en el bono vacacional, horas extras, horas nocturnas, aguinaldos y utilidades, y lo más grave es que ha acabado con sus prestaciones sociales, las que se calculan excluyendo el monto del ticket de alimentación, lo que las disminuye en más de un 66%, agravando el ya deteriorado monto de las mismas, esto debido a la inflación, unas prestaciones sociales que lo único para lo que alcanzan es para hacer un pobre mercado. Aquellos que otrora hacían voces denunciando un supuesto robo de las prestaciones sociales, se han encargado de destruirlas, quedando como un accesorio del salario.
La pugna irracional con los sectores productivos del país, la eliminación del diálogo empresarios-trabajadores, y la intromisión partidista del Ministerio del Trabajo ha sido la fórmula perfecta para destruir los ingresos de los trabajadores, una política que lo que ha generado es mayor pobreza y la perdida de un gran número de empleos productivos, acrecentando la carga burocrática del Estado en más de un 300% .
A toda esta desgracia hay que sumarle la situación de grave que atraviesan los pensionados y jubilados, que han sido marginados de una manera cruel por aquellos que se llenan la boca diciendo que han incluido a un gran número de venezolanos al cobro de sus pensiones, que por cierto es su obligación, pero los han marginados negándoles el bono de alimentación, lo que les deja en mayor minusvalía frente al universo de trabajadores, ya que lo que reciben es un tercio del ingreso total mensual decretado por el gobierno.

Ya el Congreso aprobó la ley de Cesta Ticket para los pensionados y jubilados, que esperan estos pseudo revolucionarios para hacer justicia con estos venezolanos que han entrado en el umbral de la miseria. El gobierno nacional debe incorporar de inmediato al cobro de esta bonificación a nuestros viejitos, ya que no hay excusas para no hacerlo, mientras se derrochan nuestros dineros en viajes y cumbres improductivas nuestros ancianos mueren de mengua. 



sábado, 13 de agosto de 2016

¿Darán los tiempos?

La política venezolana ha caído en una espiral, la espiral de los tiempos, donde el problema político y su estrategia se miden por días, no por la intensidad o por su importancia. Hemos sido testigos de los debates que se han dado ante la opinión pública, por más de dos décadas, en los cuales lo urgente dio al traste con lo importante, debate que gira alrededor de los tiempos electorales, y no de las soluciones a los graves problemas que nos aquejan; corremos detrás de elección en elección.
Pareciera que una trampa del destino ha convertido el tiempo en el enemigo a vencer, un enemigo nada fácil de manipular, y mucho menos detener. Vemos como la teoría de Einstein se vuelve sobre nosotros, ese tiempo que se dilata y nos da a cada uno una sensación diferente del paso del tiempo. Algunos vemos pasar el tiempo aceleradamente, y para otros el tiempo no pasa. Pareciera que cada uno de los actores políticos tuviese un reloj diferente, cada reloj marca su propio tiempo, unos más acelerados que otros, algunos a su vez dicen que se nos acabó el tiempo, como si esto fuere posible, como si detener el tiempo fuera una opción.
Detenernos a debatir si los tiempos en política son medibles o cuantificables es un debate con un alto ingrediente filosófico, más que político. La acción política nos lleva a la elaboración de estrategias que nos ayuden a utilizar el tiempo lo más efectivamente posible, el debate no debe ser el ¿cuándo? sino el ¿por qué?, y el ¿cómo? Debatir los tiempos con un gobierno que se ha guardado para sí el reloj del revocatorio tal vez sea un debate atractivo frente a los estridentes, aquellos que dicen que ya no hay tiempo, que es ahora o nunca, frase que por cierto tiene más de 15 años, y no ha logrado agotar el tiempo, y mucho menos detenerlo.
El objetivo, si es cambiar al gobierno, no puede tener un tiempo fijo, o delimitado por las urgencias de algunos. Salir de quienes nos gobiernan nos llevará tiempo, y ese tiempo debe ser utilizado lo mejor posible, ya que el tiempo perdido es irrecuperable, lo ideal sería procurar acelerar los tiempos con las estrategias adecuadas, por eso le digo a los amigos que pierden su tiempo debatiendo los tiempos del revocatorio, que lo político y lo eficaz es que se logre el objetivo, que no es otro que el de un cambio de gobierno, y eso nos llevará tiempo. Tiempo que se tiene que administrar muy bien, recordando el refrán popular, de que “el tiempo es oro”,  por lo que no hay que desperdiciarlo en discusiones inútiles, y utilizando bien el tiempo debemos enfocar toda la acción política en un objetivo que es compartido en la actualidad por una gran mayoría de venezolanos, el cambio de gobierno.
Si el revocatorio, las elecciones de gobernadores, las municipales y hasta las presidenciales son en este año, el próximo o más lejos aún, no se pierde el objetivo, que no es otro que impulsar un cambio de gobierno, un gobierno que más temprano que tarde dejará el poder, un gobierno que sabe que su tiempo se acaba, y lo que hace es tratar de alargar el poco tiempo que le queda, un tiempo que siempre será relativo, para algunos será mucho tiempo, para otros, será poco tiempo.
A estos que creen que el tiempo se agota, o que esperan a que los tiempos se cumplan de acuerdo a sus expectativas, les digo que pierden su tiempo, y peor aún, nos hacen perder nuestro tiempo, y recordando la canción del amigo Pablo Milanés: “el tiempo el implacable, el que pasó, siempre una huella triste nos dejó…”, no seamos artífices de esa huella triste, seamos constructores de mejores tiempos, de la Venezuela que le esperan tiempos mejores.



domingo, 31 de julio de 2016

¡Jorge disociado!

Escuchar a los voceros del gobierno se viene convirtiendo en todo un caso de salud pública, para no hablar de una pandemia. El más encumbrado en el tema sanitario es el psiquiatra Jorge Rodríguez, el cual se ha convertido en el mayor generador de angustia de la población, el que nos hace recordar un tema que desde el lado del gobierno siempre trataron de endosarle a la oposición, que no era otro que hacer ver que la oposición tenía a un “Joseph Goebbels” venezolano para montar toda una campaña desde los medios de comunicación en el manejo de códigos psicológicos  para hacernos ver una realidad inexistente, esto con el objetivo de que los sectores de oposición no percibieran los “grandes logros de la revolución”, cayendo en un estado disociativo de la realidad, donde todo lo que realizaba el gobierno estaba mal, y además iba en contra del mismo pueblo, con lo que se quería manipular a sectores de la población, sobre todo de clase media, para lograr movilizar a este sector para derrocar al gobierno.

De modo sencillo podemos decir que la “disociación psicótica” es un proceso de manejo de códigos psicológicos donde se crea en el subconsciente del individuo una realidad ficticia a la que “todos” los males, y por ende “todo” lo negativo que le sucede, proviene de una sola causa o de una sola persona. Esta situación se viene presentando de forma evidente de parte de los que pretenden hacernos ver una realidad que no existe, una supuesta guerra económica que devora nuestro salario, que la realidad que vemos en los distintos locales comerciales no es lo que parece, que la comida no está porque está siendo escondida por unos seres malvados que disfrutan haciéndonos sufrir, y para usted de contar.

Pero este cuento no queda allí, ahora resulta que los golpistas y los autores de los fraudes electorales más evidentes, nos quieren hacer creer  que los sectores que proponen salidas democráticas frente a la crisis política son los culpables de un nuevo mal, en el que se identifica a todos aquellos que impulsan el referéndum revocatorio como los enemigos del pueblo.  Resulta ser que el referéndum revocatorio es ahora satanizado por aquellos que hacían para sí la participación protagónica y participativa un modo de vida, poniendo del otro lado los golpistas “pitiyankis” que no creían en la democracia.

Ahora resulta que aplicando, no solo la psiquiatría, sino el cinismo más puro, voceros como Jorge Rodríguez nos quiere hacer ver que todo intento por solventar la crisis política es una hecho fraudulento, con un discurso que proyecta un patrón mental en el subconsciente de los que exigen un derecho constitucional, que pretende inducirlos a creer que al final son los culpables de todos los males; ya no solo de la falta de alimentos y medicinas, ahora de también del deterioro democrático institucional.
Afirmaban los amigos del gobierno que la oposición ha contado con el respaldo de los medios de comunicación social, los que de manera sistemática y reiterada han hecho llegar el mensaje disociativo, pero resulta ser, que con sólo escuchar y ver todo el aparataje comunicacional del gobierno, podemos concluir que vienen aplicando lo que tanto le adjudicaron a los sectores de oposición, vendiendo un país imaginario con mensajes que pretenden destruir a todo aquel que difiere de un sistema que nos está llevando aceleradamente hacia la caotización de la sociedad, una sociedad que cada día que pasa entra más en un estado de neurosis colectiva, una sociedad enferma de muchos males, pero que ahora tiene que luchar con uno diferente, y es la pretensión de los voceros del gobierno de querer hacer ver una realidad inexistente.
Hay que recordarle a los amigos del gobierno, sobre todo a Jorge Rodríguez, que supongo es una de los autores de esta política comunicacional, que quien padece de “disociación psicótica” corre además el peligro de que cuando su realidad comience a serle insoportable, o que cuando por algún motivo la causa “aparente” de todos sus males resulte no serlo, con la misma intensidad padecerá una profunda frustración, tan profunda que puede llegar en muchos casos a límites extremos de consecuencias impredecibles, en la que una población hastiada por tanta humillación que no encuentre cauces democráticos para darle salida a los males que le aquejan, se enfile hacia aquellos que identifican como los verdaderos culpables, es allí donde veremos si son capaces de detener a miles de personas que salgan a enfrentar en la calle a aquellos que son los verdaderos culpables de sus males.

¿Tendrá la intención la fuerza armada de detener una manifestación de ciudadanos asqueados de lo que se está viviendo? Jorge: ¿Te habrás hecho esta pregunta?


lunes, 25 de julio de 2016

Se desatan los guerreros del Twitter

Solo basta con caminar en la ciudad para que podamos sentir una extraña calma, la que solo es perturbada  por los enfrentamientos que se dan por el mantenimiento del orden en las colas que se forman alrededor de los locales comerciales que venden los alimentos regulados, llegándose a casos de manifestaciones y trancas de vías por el reclamo de los alimentos que no llegan, del resto podemos decir que el país sigue su curso “normal”.
Del otro lado nos encontramos en el medio de un sector mayoritario del país que pide, silenciosamente, la normalización de la vida ciudadana, entendiendo esta como la posibilidad de ejercer la ciudadanía en sana paz, que no sea toda una angustia el solo hecho de montarse en el transporte público para salir a trabajar, que el mandar a los hijos al colegio no nos genere altos niveles de ansiedad, el poder acudir a los locales de venta de alimentos sin que esto se convierta en una lucha existencial, que no sintamos nostalgia por los hijos que se van en busca de una vida mejor en otras tierras, que la inseguridad no sea un tema diario de conversación y que los noticieros no sean partes de guerra; pareciera que esto es mucho pedir para lograr la paz que tanto se añora.
En la actualidad somos testigos de que algunos sectores del alto gobierno y de los diferentes grupos de oposición comienzan a escuchar el reclamo silente que la gran mayoría de la sociedad pide, los que claman por la posibilidad de vivir en paz, esto se evidencia en las acciones que se adelantan hacia la posibilidad de encuentros para el diálogo, tan necesario en los actuales momentos. 
Frente la actitud responsable de algunos dirigentes de oposición en la búsqueda del diálogo vemos que los guerreros de las redes sociales se desatan, todo aquel que apoya o impulsa el diálogo es defenestrado por un sector que se cree puro y dueño de la verdad absoluta, muchos de ellos viviendo de lo mejor fuera de nuestras fronteras, son los mismos que tienen más de 15 años llamando a la guerra, pero no vienen a encabezarla, disfrutan campaneando sus vasos al ver el deterioro acelerado de la economía en el país, creyendo con ello que se acerca el fin y claman en medio de una epopeya redentora la gran batalla final. Son los mismos que denigran de los militares, pero esperan de ellos a un salvador, a un nuevo mesías que por intermedio de un golpe deponga  los que hoy se encuentran en Miraflores, pero eso sí, que los llame y los sienten a su diestra para gobernar.
A éstos que creen en la venganza, el pase de facturas, la persecución y la eliminación del contrario, y que además se hacen llamar demócratas, hay que recordarles que ningún país ha superado sus crisis sin el encuentro y el entendimiento de las partes en pugna, que en el medio de las peores guerras la salida siempre ha contado con episodios de diálogos, los que llevan anexos acuerdos para respetar al vencido, garantizando el futuro de aquellos que son derrotados, sin el temor de la persecución.

No puede haber acuerdo sin respeto a la integridad de los participantes, a la garantía de que no habrá retaliación política de ningún tipo. Aquellos que gritan por venganza hay que recordarles que para ello están las leyes y los jueces, que el pase de factura no tiene nada que ver con la justicia, y que lograr un estado de Justicia y de Derecho pasa por el mismo diálogo, y debe estar incluido en los acuerdos que se logren en la mesa de negociación. 
En el diálogo debe estar presente el rescate de las instituciones básicas de la democracia, lo que debe ser prioridad, pero sin olvidar las angustias y los sentires de numerosos venezolanos que hoy se encuentran en penuria, vencer esto y superar los altos índices de pobreza, también deben ser prioridad en la mesa de negociación, para de esta forma poder silenciar a los guerreros del twitter.



martes, 12 de julio de 2016

¿Se dará la negociación?

Muchos hablan de diálogo, pero ciertamente ¿creerán en el?, o solo es otra forma de ganar espacios mediáticos. A estas alturas del juego ya no hay espacios para dialogar, se agotaron sin haberse comenzado a utilizar, muchos se han dedicado a relajar esta palabra, ya hablar de diálogo no tiene relevancia. En los actuales momentos la gran mayoría del país lo que exige son acuerdos que ayuden a resolver la crisis política y económica que amenaza por destruir lo poco que queda de institucionalidad.
Lo que es urgente son espacios para la negociación, ¡negociación política!, aunque para algunos les suene a herejía, muchos han convertido la negociación en una palabra obscena, lo que en política es más que normal, y sobre todo en democracia. La negociación es consustancial al hecho democrático, sin acuerdos negociados la sociedad no avanza, se estanca, y los que pagan las consecuencias son los ciudadanos con mayor grado de indefensión, por ende son los que terminan cargando los errores de aquellos que se niegan a reconocer al otro. La negociación genera los mecanismos propios para superar las diferencias y los conflictos que se plantean de forma normal y hasta necesaria en las sociedades que pretenden desarrollarse en sana paz, negar la negociación es negar la democracia.
Aquellos que han hecho un altar de la confrontación política, y declaran herejes a todos aquellos que osan plantear la negociación para saldar nuestras diferencias, siguen utilizando todo lo que tienen a su alcance para dinamitar cualquier posibilidad de entendimiento, quieren mantener el  caos para seguir obteniendo beneficios mezquinos. Para nadie debe ser un secreto a estas alturas que muchos han jugado a exacerbar la crisis y la confrontación para obtener réditos, tanto políticos como económicos, con ellos no vale perder tiempo, no cambiaran, debemos ocuparnos de los que si quieren que el país entre en un proceso de normalización que permita ir superando los males de la población, sobre todo para la gente  más necesitada.
Tuve la oportunidad de escuchar al Expresidente Español Rodríguez Zapatero en una entrevista con Ernesto Villegas, para mí sin desperdicio, y de mucha profundidad tanto política como humana, Zapatero se ubicó de inmediato en la visión de la política racional, la que busca evitar la confrontación por intermedio de la negociación,  lo racional por encima de lo irracional, el logro de la negociación para generar un ganar-ganar, la que deja a un lado la lucha existencial, en donde el otro es visto como enemigo y debe ser destruido, por una visión política agonal que busca la competencia sana y el entendimiento de aquellos factores que compiten por el poder político de forma democrática.
Los procesos de negociación han sido estudiados a lo largo de la historia, y en la actualidad se han creado mecanismos de negociación que buscan que de ella se obtengan los mejores resultados. Hay suficientes manuales que nos enseñan cómo llevar a cabo negociaciones exitosas, en ellos se va de lo más simple, que es como iniciar el proceso de negociación, a lo más complejo. Uno de los primeros ítems es que a un proceso de negociación no se debe ir con condiciones previas ni puntos de honor, ya que esto de hecho impide la negociación.
Lo primero que se debe hacer, si se quiere conformar una mesa de negociación, es nombrar los mediadores, los cuales deben ser aceptados por las partes, quienes proponen por separado a personas para que jueguen este rol, de estos nombres se escogen de mutuo acuerdo a quiénes servirán para este fin, luego de ello se les entrega a los mediadores un listado de quienes representarán a las partes, los cuales tienen el derecho de objetar alguno de los nombres propuestos, eso es lo normal, y luego de haber logrado acuerdo de quienes serán los mediadores y los participantes en el proceso de negociación, se llevan los puntos que se quieren discutir a la mesa, los cuales se escogen de la misma forma, es allí donde comienza el proceso de negociación, acordando cuáles serán los puntos a discutir, o por lo menos con cuáles se comenzarán las negociaciones. Lo que no se puede es llevar a la mesa son puntos de honor, la negociación es ceder para el logro de objetivos, pero en todo proceso de negociación algo ha de perder cada una de las partes, el que no lo vea así no quiere negociar.

Las voces más estruendosas que llaman al diálogo poniendo condiciones o puntos de honor, simplemente no quieren negociar, siguen en su juego de la confrontación y utilizan el escenario para seguir generando desasosiego en la población.   ¿Qué esperan lograr? ¿Cuántas vidas más serán necesarias para buscar una solución negociada? Más del ochenta por ciento de la población pide diálogo y entendimiento, la única forma de que esto se dé es en un proceso de negociación política, con todo lo que ella conlleva, ahora ¿Dónde están los llamados a negociar en pro y a favor del país?


domingo, 3 de julio de 2016

La UCV “Zona de Paz”

Las Zonas de Paz fueron creadas en septiembre de 2013 como parte de un plan del Gobierno denominado Movimiento por la Paz y por la Vida.  A la cabeza del proyecto estuvo el para entonces viceministro de Seguridad Ciudadana, José Vicente Rangel Ávalos. Para algunos un proyecto altruista que buscaba lograr pacificar los municipios con mayores índices de criminalidad de todo el país mediante el diálogo, pero ocurrió todo lo contrario, como fue la proliferación de las bandas delictivas, que se aprovecharon  de  la licencia que le dio el gobierno para aumentar su poder, logrando expandirse por casi todo el territorio nacional, esto según el experto en criminalidad, el abogado Mármol García.
No hay que hacer un recuento de lo que esto ha significado en el aumento de la criminalidad en todo el país, los hechos hablan por sí solos, es casi imposible que delincuentes que han hecho del crimen un modo de vida, y que crecieron entre la violencia entreguen voluntariamente sus armas, pensar que esto es así es más que una ingenuidad, y falta de asesoramiento psicológico en el desarrollo del individuo por las personas responsables que vendieron ese plan como parte de una salida a este complejo problema.

Tampoco se puede comprender que la universidad venezolana, que tiene entre su plantel profesoral a un gran número de expertos en materia de criminalidad no haya sido capaz de coordinar un plan de seguridad conjuntamente con el estado para dar respuesta a la gran cantidad de delitos que se cometen a diario dentro de la casa que vence las sombras. 
Pareciera que no hay voluntad por parte de las autoridades para encarar el tema. A diario somos testigos del micro tráfico de drogas que se da en nuestra casa de estudios, los arrebatones que a todas horas vemos, y después de las seis de la tarde en nuestra universidad hay un toque de queda, los profesores damos clases con los salones bajo llave, y luego para salir de la universidad se da todo un proceso angustiante, no es de extrañar oír pedidos de auxilios de estudiantes que están siendo agredidos, robos de vehículos y de motocicletas, y todo esto bajo la mirada de los encargados de la seguridad en la universidad, que al increparlos a cumplir con su deber te dicen claramente que ellos no pueden hacer nada, no tienen ni la preparación ni los implementos necesarios para enfrentar al hamponato que ha hecho suya la universidad, yo mismo fui testigo de cómo unos vigilantes perseguían, corriendo,  un auto que estaba siendo robado, y lo único que podían hacer era lanzarle piedras.
La UCV se ha convertido en “Zona de Paz”, y esto bajo el argumento de mantener la autonomía universitaria, a mi entender una argumentación que sería novedosa en los años 70, cuando los amigos que en su mayoría hoy están en el gobierno y estudiaron en nuestra universidad, no podían ver a alguien sospechoso de pertenecer a algún cuerpo de seguridad de estado, el mismo era detenido e interrogado, y lo menos que se ganaba era una golpiza, y un “no te queremos ver más por aquí”.
En la actualidad el argumento de la autonomía universitaria en el tema de seguridad interna suena anacrónico, en el medio de un país que exige de los expertos opciones para vencer nuestros males, la UCV debería estar dando ejemplo de cómo hacer para controlar la criminalidad, creando planes conjuntos con los cuerpos de seguridad del estado para lograr este objetivo. 
La posibilidad de crear convenios educativos con los diferentes cuerpos de seguridad del estado en el tema de la investigación criminalista en el área de postgrados, enlazar con la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (UNES) para debatir la posibilidad de un intercambio de conocimientos y llevar a sus alumnos a nuestras aulas, abrir cátedras sobre Derechos Humanos dirigidos a los oficiales en formación, para que sean ellos los que coordinadamente con nuestra seguridad interna realicen labores de inteligencia y logremos reducir los índices de criminalidad dentro de nuestra universidad, y a su vez estos oficiales en formación se relacionen con nuestros estudiantes construyendo hermandad y solidaridad, son algunas ideas, ya queda de parte de los expertos evaluarlas.  Mi llamado es que seamos parte de las soluciones no de los problemas, la universidad esta llamada en estos tiempos de incertidumbre, a ser constructora de paz y de esperanza.







sábado, 25 de junio de 2016

¡Sí es posible este año!

Utilizando la normativa del CNE fácilmente podemos decir que el Referendo Revocatorio es posible que se realice en el mes de octubre de este año veamos:

NORMAS PARA REGULAR EL PROCEDIMIENTO DE PROMOCION Y SOLICITUD DE REFERENDOS REVOCATORIOS DE CARGOS DE ELECCION POPULAR: RESOLUCIÓN No. 070904-2770 Caracas, 06 de septiembre  de 2007 197º y 148º
TITULO II

DE LAS ORGANIZACIONES QUE PUEDEN PROMOVER EL INICIO DEL PROCEDIMIENTO PARA LA SOLICITUD DE REFERENDO REVOCATORIO

ARTICULO 4°.- Las electoras o electores con interés en gestionar el inicio del procedimiento de promoción y la solicitud de referendos revocatorios de mandatos de los cargos públicos de elección popular, deberán organizarse en agrupaciones de ciudadanas y ciudadanos.
CAPÍTULO II
De la Constitución de las Agrupaciones de Ciudadanas y Ciudadanos
ARTÍCULO 8°.- Podrán constituirse en agrupaciones de ciudadanas o ciudadanos un número de ciudadanas o ciudadanos mayor o igual al uno por ciento (1%) de la población Inscrita en el. Registro Electoral del municipio, del estado o nacional, según el caso correspondiente a la funcionaria o funcionario cuyo mandato se solicita revocar. En el caso de los municipios con una población electoral menor a diez mil (10.000) electores, se requerirá la manifestación de voluntad de por lo menos cien (100) ciudadanas o ciudadanos.
ARTÍCULO 10.- El procedimiento para la constitución de las agrupaciones de ciudadanas y ciudadanos será el siguiente:
g. Una vez finalizado el lapso establecido para la jornada de validación, se sumará el número de asistentes que manifestaron su voluntad. La Oficina Regional Electoral correspondiente constatará dentro de los veinte (20) días hábiles siguientes, si en atención a la cantidad de manifestaciones presentadas y validadas se verificó o no la constitución de la agrupación de ciudadanas y ciudadanos remitiendo el Informe respectivo con sus soportes a la Comisión de Participación Política y Financiamiento.
COMENTARIO:
De acuerdo a esto podemos decir, que el día 24 de junio culminó el proceso de validación, y será a partir del  lunes que comienzan a correr los lapsos, el primero de ellos veinte (20) días hábiles, si el CNE se apega, como lo ha hecho hasta ahora, al último día de los lapsos, nos quedaría así:
Comienzan el 27/06 y culminan el 25/07, este mes tiene el 5 de julio día martes
ARTÍCULO 12.- Las agrupaciones de ciudadanas y ciudadanos constituidas, podrán promover mediante manifestación escrita el inicio del procedimiento para la solicitud de referendo revocatorio, únicamente a la funcionaria o el funcionario por el cual gestionaron su conformación y de acuerdo con las Normas dictadas por el Consejo Nacional Electoral para regularlos.
COMENTARIO:
Desde el 25/07 es que se puede hacer la solicitud de revocatorio de mandato, si el CNE se apega estrictamente a los veinte (20) días hábiles, claro que podrían ser menos, estos son lapsos flexibles.
ARTÍCULO 13.- Las electoras o los electores podrán promover referendos revocatorios a través de las organizaciones con fines políticos. A tal efecto, las autoridades de las organizaciones deberán ser autorizadas por su máximo órgano de dirección o asamblea conforme a sus estatutos y deberán presentar un número de manifestaciones de voluntad de electores inscritos conforme a lo exigido para la constitución de agrupaciones de ciudadanas y ciudadanos a los fines de promover la revocatoria de mandato de la funcionaria o funcionario electo.
La decisión del máximo órgano de dirección o Asamblea deberá ser expresada mediante acta la cual indicará:
1. Identificación de la organización con fines políticos, su ámbito territorial de actuación, así como también la identificación de sus autoridades y de los ciudadanos o ciudadanas presentes en la asamblea.
2. Objeto de la asamblea
3. Nombre, apellido y cargo que ejerce el funcionario cuyo mandato se pretende revocar, así como la indicación de la fecha de toma de posesión efectiva del mismo.
4. Firma de las autoridades y de los asistentes a la asamblea.
ARTÍCULO 18.- El escrito de participación deberá contener:
1. Identificación de la organización con fines políticos o agrupación de ciudadanas y ciudadanos y su ámbito territorial de actuación, así como también, la identificación de sus autoridades o promotores.
2. Nombre, apellido y cargo que ejerce el funcionario cuyo mandato se pretende revocar, así como indicación de la fecha de la toma de posesión efectiva del mismo.
3. Firma de las autoridades o promotores.
Las organizaciones con fines políticos deberán anexar al escrito documento que recoja la decisión interna de promover mediante participación escrita el inicio del procedimiento para la solicitud de referendo revocatoria del mandato y constancia de haber cumplido con la obligación de la recolección de manifestaciones de voluntad establecida en el artículo 14 de las presentes normas.
COMENTARIO:
Este paso ya se cumplió al recolectar el 1% de las manifestaciones de voluntad. Al realizar la solicitud se anexa la constancia entregada por el CNE, de haber cumplido con el requisito.
CAPÍTULO II
De la Recepción de la Participación y del Inicio del Procedimiento
ARTÍCULO 19.- La oficina receptora deberá constatar inmediatamente, que la participación contiene los requisitos y recaudas previstos en el artículo l9 de las presentes normas. Cuando en la participación faltare cualquiera de los requisitos o recaudos exigidos la oficina receptora le comunica las omisiones o faltas observadas a fin de subsanarlas. A tales efectos, deberá notificar de la omisión en el mismo acto y los presentantes deberán subsanar la misma en un lapso de dos (2) días hábiles siguientes.
La no subsanación de los requisitos omitidos por parte de los interesados dará lugar a la declaratoria como no presentada de la participación.
ARTÍCULO 20.- Una vez consignado el escrito de participación con sus anexos, la oficina receptora emitirá una constancia de presentación que le será entregada a los presentantes, cuya copia se anexará al expediente respectivo.
Emitida la constancia de presentación, la oficina receptora remitirá en un plazo no mayor de dos (2) días hábiles el escrito de participación y sus anexos a la Comisión de Participación Política.
COMENTARIO:
Supongamos que la MUD tiene todo listo, y el mismo día que se cumple el lapso se consignan los documentos exigidos, estamos hablando del 25/07, estos serán tramitados en un lapso no mayor de dos (2) días hábiles, se le consignarán a la Comisión de Participación Política y financiamiento.
ARTÍCULO 21.- La Comisión de Participación Política y Financiamiento en el plazo de quince (15) días continuos siguientes a la emisión de la constancia de presentación, revisará el escrito de participación y esos anexos y verificará si cumple con los requisitos establecidos en el artículo l0 de las presentes normas y someterá a la consideración del Consejo Nacional Electoral el informe con la recomendación de procedencia o improcedencia de la participación de apertura del procedimiento, para su aprobación.
De la decisión del Consejo Nacional Electoral se notificará mediante acto motivado a una de las autoridades de la organización o promotor de la agrupación.
COMENTARIO:
Si se introduce la solicitud el 25/07 los quince (15) días continuos terminan el 09/08, y si se declara la procedencia de la convocatoria se pasa al siguiente paso.
CAPÍTULO III
Del Procedimiento De la Recepción de las Manifestaciones de Voluntad
ARTÍCULO 24.- Declarada la procedencia de la participación se dará inicio al procedimiento para la solicitud del referendo revocatorio. A tal efecto la Junta Nacional Electoral propondrá al Consejo Nacional Electoral dentro de los quince (15) días hábiles siguientes, los centros de recepción de las manifestaciones de voluntad, tomando en cuenta las variantes geográficas y de población electoral.
ARTÍCULO 26.- La recepciones de manifestaciones de voluntad se realizará por un máximo de tres (3) días y se regirá por lo siguiente:…
COMENTARIO:
Si la solicitud cumple los requisitos y el CNE se apega a los lapsos en su último día podemos decir que el 09/08 comienzan a correr los quince días hábiles siguientes, es decir sería a partir del 09/08 hasta el 30/08 inclusive. Desde aquí se fijará la fecha para recolectar en tres días el 20% de las firmas necesarias para activar el revocatorio.
En este artículo no queda claro en qué tiempo se fijará la fecha para recolectar las firmas, sólo habla de que entregará una propuesta para los centros de recolección de las manifestaciones de voluntad.
Supongamos que se apegan a los lapsos estrictamente y la recolección comience 30 de agosto, que cae martes, los tres días serían miércoles, jueves y viernes, 31 de agosto y primero y dos de septiembre.
ARTÍCULO 28.- En un plazo no mayor de quince (15) días hábiles contados a partir de la recepción de todas las actas levantadas en el proceso de recepción de manifestaciones de voluntad, la Junta Nacional Electoral verificará y cuantificará dichas manifestaciones.
COMENTARIO:
Si damos como validadas las firmas y su recolección se realizó hasta el día 02/09, a esto hay que sumarle 15 días hábiles para su verificación y cuantificación, terminaría el viernes 23/09
ARTÍCULO 29.- Si efectuada la cuantificación, el número de manifestaciones de voluntad es igual o mayor al veinte por ciento (20%) de los electores inscritos en el Registro Electoral de la circunscripción de que se trate, exigido para la procedencia del referendo revocatorio, el Consejo Nacional Electoral declarará precedente la solicitud de referendo revocatorio y procederá dentro de los tres (3) días siguientes a su convocatoria. Si por el contrario, no cumpliera con el referido porcentaje, el Consejo Nacional Electoral declarará sin lugar la solicitud de referendo revocatorio.
COMENTARIO:
Hay que ser firme con este artículo, que indica el número de máquinas a instalar para la recolección del 20%
ARTÍCULO 10.- El procedimiento para la constitución de las agrupaciones de ciudadanas y ciudadanos será el siguiente:
e. Se establecerá una plataforma de identificación biométrica  por cada 1.000 ciudadanas o ciudadanos solicitantes.
Si se necesitan 4 millones de firmas, el CNE está obligado a colocar como mínimo 4 mil puntos de recolección de firmas, recuerden que son tres (3) días para su recolección.
ARTÍCULO 30.- La celebración del referendo revocatorio de mandato se llevará a cabo dentro de los noventa (90) días continuos siguientes su convocatoria.
COMENTARIO FINAL:
Se tienen tres (3) días para su convocatoria, puede convocar el 28/09 y un máximo de noventa (90) días continuos para su realización, estamos hablando de que si el CNE se apega al último día de plazo, daría para el 27/12, claro está, que son plazos máximos, así que si es posible este año si hay voluntad política, y el CNE podría convocar en treinta (30) días, en vez de los noventa (90), como se hizo para la elección presidencial cuando falleció el presidente, estamos hablando para octubre.

No hay excusas, el referendo revocatorio del mandato presidencial es totalmente factible que se realice en cuatro (4) meses, a partir de su activación.

sábado, 18 de junio de 2016

¿Revocatorio o vía crucis?

La posibilidad de ejercer un derecho constitucional se ha convertido en todo un vía crucis. Es inaceptable que los encargados y obligados constitucionalmente de hacer valer un derecho sean los que estén haciendo todo lo posible para conculcarlo. La constitución nacional es muy clara en su artículo 141, donde nos dice que: “La Administración Pública está al servicio de los ciudadanos y ciudadanas y se fundamenta en los principios de honestidad, participación, celeridad, eficacia, eficiencia, transparencia, rendición de cuentas y responsabilidad en el ejercicio de la función pública,…”, hay que hacer énfasis en la celeridad, eficacia y eficiencia en el ejercicio de la función pública, esto debido a que en la actualidad el Poder Electoral va en contra de estos principios, ya que pretende quebrantar un derecho constitucional aplicando normas que terminan dilatando y entorpeciendo el derecho que tienen todos los ciudadanos a invocar el referéndum revocatorio del mandato presidencial; el CNE arguye un reglamento que no puede estar por encima de la constitución, y de ser así debería ser modificado para el logro de los objetivos, que no son otros que implementar en el más corto plazo la solicitud hecha por más de un millón de venezolanos, para que se le dé inicio a un proceso de evaluación de gestión al presidente de la república.
Ya hemos sido testigos de que el Poder Electoral puede modificar sus propios reglamentos y resoluciones, vemos como colocó un nuevo paso en las normas para regular el procedimiento de promoción y solicitud de Referendos Revocatorios de febrero de 2007, al incluir una recolección previa del 1% de las firmas a las establecidas en el artículo 72 de la constitución, que solo habla del 20% de firmas a recolectar, violentando no solo la constitución, sino su propio reglamento en el que por ninguna parte aparece este paso previo, procedimiento por el cual ya se ha perdido más de tres meses en una verificación inútil, ya que la manifestación de voluntad de más de un millón de venezolanos fue más que evidente.
El CNE puede y está facultado a reglamentar y normar los procesos electorales refrendarios, pero para que se cumplan, no para impedir que estos se realicen, esto es inaceptable, en vez de cumplir con el principio constitucional de celeridad y eficacia, estén haciendo todo lo contrario, y peor aún, permitiendo que el ejecutivo nacional se entrometa en un proceso que debería ser conducido por el órgano electoral de forma independiente y transparente.
Somos testigos de cómo funcionarios públicos, que vociferando de forma caricaturesca, incitan a violentar nuestra constitución, tratando de generar terror en aquellos que pretenden ejercer un derecho, sobre todo violando el artículo tercero de la constitución que reza que: “El Estado tiene como fines esenciales la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad, el ejercicio democrático de la voluntad popular,…”, escuchar a estos funcionarios amenazar a venezolanos que ejercen un derecho constitucional, violentando y atropellando la dignidad de miles sin que ninguna autoridad diga nada o haga callar a estos arrogantes mequetrefes, es más que vergonzoso, la Fiscal, el Defensor del Pueblo y el Poder Ciudadano deberían actuar de hecho a los llamados violentos que exponen al escarnio público a venezolanos que ocupan cargos dentro de la administración pública. Funcionarios con altos cargos en el gobierno incitando a desatar toda una cacería de brujas y persecución, que ponen en riesgo no solo su puesto de trabajo y por ende el ingreso familiar de miles de venezolanos, sino que también atentan contra su vida. 
Venezolanos que exigen un derecho constitucional, son trabajadores del Estado, no funcionarios que deben ser obedientes y sumisos a una parcialidad política, igual lo reza nuestra constitución en su artículo 145, donde claramente nos dice que: “Los funcionarios públicos y funcionarias públicas están al servicio del Estado y no de parcialidad alguna. Su nombramiento y remoción no podrán estar determinados por la afiliación u orientación política….”, hace falta mayor explicación para que los poderes públicos que están llamados a garantizar la constitución actúen frente a la barbarie que es llevada a cabo por unos individuos impropios, que implementan de forma grotesca una política de exclusión de venezolanos que su único pecado es  estar en desacuerdo con un gobierno ineficiente, que no ha sido capaz de garantizar los derechos mínimos de la población, como son la seguridad, alimentación, y salud, ¿es que es un delito exigir que quienes gobiernen cumplan sus responsabilidades? y si no cumplen sustituirlos por otros, ¿el derecho a revocar no es un principio de la democracia participativa y protagónica? como también lo reza nuestra constitución, ¿o es a los que gobiernan creen que podrán detener la historia con subterfugios y mediante la utilización de la violencia?

Tal vez no sea este año, o el próximo, pero lo que sí es una realidad es que tienen sus días contados para que este pueblo noble los desaloje del poder, que malamente han ejercido, y sobre todo en contra de quienes con esperanzas votaron por un cambio, esos sectores empobrecidos que se encuentran peor que hace 17 años serán los que los desalojen del poder. Porque la historia es indetenible, y el cambio sigue su curso, más temprano que tarde tendremos un gobierno que dote a todos los venezolanos de bienestar en equidad y en hermandad, sin exclusiones ideológicas y sectarias.




lunes, 6 de junio de 2016

¿Nos quedará tiempo?

Evaluar o describir la crisis política, social y económica a estas alturas resulta algo más que inoficioso, todos sabemos lo mal que está la cosa. El problema a mi entender son los tiempos, algunos dicen que el gobierno lo que quiere es ganar tiempo para evitar el revocatorio este año, otros piensan que sectores de la oposición miden sus tiempos para imponer una visión política, y por qué no, un candidato. Mientras algunos sesudos cuadran sus tiempos a conveniencia pensando que pueden llegar a diciembre para ser gobernadores, que ciertamente podría suceder, llegar a diciembre pero bajo una crisis mayor, habría que preguntarse, ¿valdrá la pena? El problema es, a mi entender, que al país se le agota el tiempo para superar la crisis, o por lo menos para detener el daño a que está siendo sometido aceleradamente; pareciera que la crisis viaja en avión y la política sobre una tortuga.
Igual sucede con los tiempos de la gente, mientras los sectores más necesitados a diario enfrentan la crisis saliendo a la calle a perder el tiempo, en procura de alimentos para medio palear sus necesidades primarias, enfrentando todo tipo de penurias, sumándole a ello, la violencia que se ejerce por sectores vandálicos que pretenden controlar la distribución de los alimentos. Ahora también a su desgracia se les suma el enfrentar a los cuerpos de seguridad del estado, que pretende someter el hambre por la fuerza, aplicando junto a los sectores vandálicos la violencia del estado, un estado fallido e ilegitimo que pretende acallar los gritos de protesta con la fuerza, a estos sectores se les agota el tiempo.
En el medio de los tiempos políticos se encuentra un sector mayoritario del país que trabaja y lucha, un sector que se niega a sucumbir a la crisis, que pareciera que no es visto por quienes pretenden dirigir los tiempos políticos, que lo más original que se les ocurre es convocar marchas y sobre marchas, que por cierto cada día son más escuálidas. El gobierno escasamente logra movilizar a pequeños sectores que aun creen que el comandante eterno vive, y se hacen acompañar por algunos empleados públicos que son coaccionados para que asistan a rellenar unas pocas cuadras, las que terminan en el patio de Miraflores con no más de tres mil personas. Del lado de los sectores de oposición se siente el cansancio de muchos que tienen más de quince años marchando, dándose cuenta de que ello lamentablemente no ha dado los resultados esperados, que por cierto, estos marchistas cada día son menos.
La mayoría de los políticos ya no piensan en el país, sino que miden el tiempo para las próximas elecciones, que si no las hay se inventan, se sobreponen unas sobre otras, en algún momento habrá que tomarse el tiempo para estudiar el verdadero efecto que han tenido este sin fin de elecciones en estos últimos años sobre la estabilidad y gobernabilidad. Elecciones que en su mayoría han servido para exacerbar nuestras diferencias en vez de lograr unirnos en las coincidencias, en una confrontación permanente, bajo una polarización que no nos deja reconocernos como hermanos que somos.

 Mientras nos debatimos entre marchar y votar, el país se nos deshace frente a nuestros ojos, se nos acaba el tiempo, urge un acuerdo de unidad nacional para superar la crisis, el diálogo hoy es más urgente y necesario.

martes, 31 de mayo de 2016

¿Quién gobierna?

Debiera ser fácil dar respuesta a esta pregunta, pero no lo es. Atravesamos una crisis estructural, donde vemos que nuestro tejido social se deshilacha, la violencia hace de las suyas, y no solo la violencia delincuencial, ya que nuestros hogares más pobres se ven envueltos en violencia de género, el maltrato y explotación infantil, embarazo precoz, deserción escolar, y todo esto en medio de una crisis económica que se vuelve existencial. La pobreza es nuevamente tocada por el hambre, somos testigos como han vuelto los niños a las calles a pedir alimento, la indigencia es un cuadro dantesco frente a nuestros ojos, ya no hay sitio donde no te topes de frente con la miseria.
Frente esta realidad, nos encontramos con millones de venezolanos que luchan día a día para superar la crisis, o por lo menos para sobrellevarla. Vemos a diario como miles salen a las calles en busca de lograr su subsistencia, ya la formalidad del trabajo pasó a la historia, hoy es más provechoso dedicarse a la informalidad que buscar un empleo formal, el rebusque es más rentable. Nuevos fenómenos sociales en el trabajo se desprenden de la crisis económica, ya nadie quiere un empleo de salario mínimo, ser moto taxista, vendedor ambulante, o lo nuevo, ser “bachaquero” es una realidad económica que deja más ganancias que estar en una oficina, o en una fábrica ocho horas diarias.
Como podemos ver la crisis ha tocado nuestra estructura social primaria, mostrándonos una realidad extremadamente compleja. Y esto en parte como consecuencia de que tenemos más de cuarenta años arrastrando un conflicto social y político, que pareciera no tener fin, y peor aún, en estos últimos años de lo que se ha dado por llamar “el proceso revolucionario”, se ha exacerbado, los que ahora gobiernan se han planteado una batalla épica en aras de un supuesto socialismo que pretendió reivindicar a los pobres, pero a su vez lo que ha logrado es generar  mayor pobreza.
Bajo este escenario debemos preguntarnos ¿Quién gobierna? O si ciertamente hay gobierno. Pareciera que el país se mueve por inercia, el problema es que esa inercia nos hunde cada día más en la crisis, no hay posibilidad de que quienes están en la actualidad en las instancias de poder detengan este tren que pareciera nos lleva a destinos inciertos y nada alentadores. Pero también es una realidad que quienes aspiran tomar las riendas del país deben entender que solos no podrán detener la catástrofe que se dibuja en un futuro no muy lejano, pareciera que nos acercamos aceleradamente a una confrontación, y la única forma de evitarla es encontrar la posibilidad de un acuerdo de gobernabilidad, que estructure un plan de emergencia nacional que atienda algunos puntos básicos para detener la caída, y lograr estabilizar al país a corto y mediano plazo, para poder encausarlo  hacia un desarrollo sustentable que genere un verdadero bienestar, y la única forma de lograr esto es con un gran acuerdo nacional, que incluya a todos, sí a todos, sin exclusiones mezquinas, ya es hora de pensar en el país en su totalidad, no en una parte, es imposible superar nuestra tragedia si no entendemos que debemos llegar a acuerdos mediante el diálogo, dejando a un lado el revanchismo, los deseos de venganza, el cobro de facturas, ya nuestro país ha pagado con creces este desastre en el que nos encontramos inmerso, no debemos dejar que una espiral de violencia se desate, es hora de discutir en serio un Gobierno de Unidad Nacional, el tiempo se nos agota.

miércoles, 11 de mayo de 2016

¡Jorge despierta!





Mientras la capital de nuestra Venezuela, Caracas, hace galas de ser la ciudad más insegura del mundo, más violenta, más insalubre, más caótica, y pare usted, su alcalde no hace otra cosa que contar firmas. Esto en cualquier país serio del mundo, digo serio de verdad, este señor ya hubiese sido destituido por abandono del cargo, lástima que la cámara municipal, que debería fiscalizarlo, se encuentra de vacaciones, me imagino por el plan de racionamiento eléctrico, o por flojera, que viene siendo lo mismo. Ahora resulta que para el psiquiatra experto electoral, la oposición democrática, como a ellos no les gusta decir, se equivocó y trajo más firmas que las necesarias, que sólo con ciento noventa mil era suficiente, ahora por traer casi dos millones de firmas se retrasa el proceso, ya que hay que revisar una por una, un mes por lo menos nos dice el adalid del gobierno en lo electoral, el jefe eterno de las campañas electorales del PSUV, el alcalde mediático que parece se le olvido el 6D2015, donde obtuvo su mayor derrota electoral.
La nueva función del psiquiatra alcalde, ahora conductor de un programa televisivo en el canal de todos los “psuvenezolanos”, creo que Jorge en el diván, en el cual se ocupa de todo menos de tratar los problemas que le incumben a los caraqueños, se ha dedicado a analizar las deficiencias de los sectores de oposición, y para no perder audiencia se inventa runrunes para competir con el cavernícola y el lengua suelta del mismo canal. Desde allí se ha dedicado a asesorar al Poder Electoral, me imagino que por su experiencia, aportando mecanismos y fórmulas para que el referéndum revocatorio presidencial no se realice este año, fabricando lapsos y colocando trabas atribuibles a sus convocantes, resulta ser para este individuo, que si no se lleva a cabo el revocatorio es culpa de los más de un millón de venezolanos que dejaron sentada su voluntad por medio de su rúbrica.

Amigo Jorge, el referéndum como figura constitucional esta allí gracias al proceso constituyente que usted tanto alaba, y dice ser obra del líder supremo, pues los referendos ciertamente son un adelanto en ampliación democrática en nuestra constitución, los mismos son mecanismos de consulta que dejan en manos del pueblo, “sí del pueblo”, la decisión final en la materia a consultar, siendo estos, mecanismos de resolución de conflictos mediante los cuales evitamos matarnos, lo que nos aleja de las montoneras del siglo XVIII y XIX, en donde las decisiones políticas costaban vidas, es por ello que la sociedad ha evolucionado Jorge, y todo esto para evitar derramamientos de sangre generando mecanismos alternos en la toma de decisiones, recuerde amigo que estamos en el siglo XXI, y si de adelantos hablamos allí están los del CNE, que aunque les guste a algunos y otros no, no se pueden negar los avances en materia de automatización de los procesos electorales, los que nos da una ventaja en la realización de cualquier consulta refrendaria. 
Como ejemplo le digo que si el CNE tiene la voluntad política para ello, con sólo colocar cinco mil máquinas capta huellas en todo lo largo y ancho del país, recuerda que en la última elección se colocaron 14.515 centros de votación, estamos hablando de colocar solo la tercera parte de ellos,  como lo saben hacer muy bien sus trabajadores, con sólo recoger ochocientas firmas por maquina en un día, ya estarían las 4 millones que hacen falta para activar el referéndum revocatorio, y sin necesidad de verificación de firmas planas, ya que estas van acompañadas con su huella dactilar, por ende la presencia del convocante, y si quieren con foto incluida, ¿de qué lapsos hablas Jorge?, ves que si dan, súmate al cambio, que te conviene.

jueves, 7 de abril de 2016

Es urgente una “taima”

 No es necesario realizar un estudio científico para saber la situación de angustia que atraviesan grandes sectores de la población, sólo basta con salir a la calle para caer en cuenta del malestar que manifiesta una gran mayoría de venezolanos, sobre todo los de a pie, aquellos que día a día salen a enfrentar situaciones adversas para medio subsistir. El tema de la violencia, ligado a la imposibilidad de conseguir los alimentos y medicinas, nos puede llevar a escenarios no deseados, a menos que algunos personajes inconscientes crean que de esta forma saldríamos de los males que nos aquejan, creyendo que pueden pescar en río revuelto. Tampoco es un secreto que hay quienes se están beneficiando de la grave situación que estamos atravesando, entre ellos los grandes especuladores que ven en el caos generalizado la manera de obtener ganancias y réditos de la situación país.
 A la ansiedad por obtener los insumos básicos para subsistir, se le suma la angustia por la falta de una dirección política unificada en los sectores de oposición, al no darse cuenta que los venezolanos solo quieren que se deje a un lado la competencia y el debate interno y se piense en los intereses del país, y le hablen con la verdad a los sectores de oposición que en menos de tres meses se les ha hecho sentir, que un triunfo arrollador, como lo fue el 6D, no haya valido la pena.
 El gobierno ha sido muy hábil en generar toda una matriz de opinión para hacer ver a las mayorías que desde la asamblea nacional no hay nada que hacer, que no tienen la fuerza necesaria para impulsar los cambios que requiere el país para superar la crisis; pero es que del otro lado también se ha contribuido a ello, se vendieron un sinfín de esperanzas sabiendo que casi sería imposible doblarle el brazo a los que por más de 17 años han controlado todas las instancias de poder, algunos pensaron que después del 6D el gobierno tenía sus días contados, y exacerbaron la conflictividad política creyendo que ya el mandado estaba hecho, y que Nicolás no aguantaría la arremetida, mal cálculo político, ya que no es el presidente, es toda una estructura de poder, tanto nacional como internacional que presiona para que los que hoy gobiernan en Venezuela sigan.
 En los actuales momentos todos saben que no hay posibilidades de que una enmienda para acortar el actual período del presidente pase la alcabala del TSJ, y mucho menos que renuncie, y aquellos que les da, (con legítimo derecho), por impulsar el revocatorio presidencial, también tienen claro que es cuesta arriba, que no hay estructura organizativa que logre movilizar a más de 4 millones de venezolanos para que firmen para exigir el referéndum, y además las personas que lo hagan quedarían en evidencia frente a un gobierno sin escrúpulos, que sin mirar para los lados comenzaría con una cacería sin cuartel frente aquellos que osen firmar para exigir ¡un derecho constitucional!
 Pedir más sacrificios a los sectores que se han movilizado para enfrentar este gobierno, por lo menos es una insensatez, y en la actualidad, cuando un gran número de seguidores del comandante fallecido están dejando de tener esperanzas frente a quienes los gobiernan, no es el momento de entrar nuevamente en una confrontación política electoral, ya que esto lo que haría es repolarizar al país, logrando con ello unificar lo poco que pueda quedar del lado gubernamental, y peor aún, es poner nuevamente al país de espalda a la exigencia de un gran número de venezolanos, que lo que piden es paz, entendimiento y un gobierno de unidad nacional para superar la crisis.
 Es necesario un liderazgo que en los actuales momentos asuma con responsabilidad su rol y le hable claro a los venezolanos, y que reafirme que  no hay salida que no sea constitucional, que no hay salida a corto plazo, que no hay salida fácil, que no hay salida sin un acuerdo de convivencia, que el cortoplacismo es lo que nos tiene en este enredo político, que aquellos que creen que el mundo se acaba este año están equivocados, que sí es posible salir de quienes nos gobierna pero con sensatez y sentido común, que debemos transitar los lapsos necesarios sin caer en el desespero, y mientras tanto exigir con firmeza que quienes gobiernan resuelvan los problemas que agobian a los venezolanos.  

 ¿No sería más fácil darnos una “taima”?, y con ella poder exigir a quienes dirigen circunstancialmente el país, que resuelvan los problemas que nos aquejan, fijando el objetivo político en las elecciones de gobernadores que son en diciembre de este año, y desde allí partir a crear un gran movimiento nacional que impulse un cambio de gobierno ¡que incluya a todos!, ¡sí a todos!, con bases sólidas para lograr enrumbar al país hacia un verdadero desarrollo y progreso social.