martes, 12 de julio de 2016

¿Se dará la negociación?

Muchos hablan de diálogo, pero ciertamente ¿creerán en el?, o solo es otra forma de ganar espacios mediáticos. A estas alturas del juego ya no hay espacios para dialogar, se agotaron sin haberse comenzado a utilizar, muchos se han dedicado a relajar esta palabra, ya hablar de diálogo no tiene relevancia. En los actuales momentos la gran mayoría del país lo que exige son acuerdos que ayuden a resolver la crisis política y económica que amenaza por destruir lo poco que queda de institucionalidad.
Lo que es urgente son espacios para la negociación, ¡negociación política!, aunque para algunos les suene a herejía, muchos han convertido la negociación en una palabra obscena, lo que en política es más que normal, y sobre todo en democracia. La negociación es consustancial al hecho democrático, sin acuerdos negociados la sociedad no avanza, se estanca, y los que pagan las consecuencias son los ciudadanos con mayor grado de indefensión, por ende son los que terminan cargando los errores de aquellos que se niegan a reconocer al otro. La negociación genera los mecanismos propios para superar las diferencias y los conflictos que se plantean de forma normal y hasta necesaria en las sociedades que pretenden desarrollarse en sana paz, negar la negociación es negar la democracia.
Aquellos que han hecho un altar de la confrontación política, y declaran herejes a todos aquellos que osan plantear la negociación para saldar nuestras diferencias, siguen utilizando todo lo que tienen a su alcance para dinamitar cualquier posibilidad de entendimiento, quieren mantener el  caos para seguir obteniendo beneficios mezquinos. Para nadie debe ser un secreto a estas alturas que muchos han jugado a exacerbar la crisis y la confrontación para obtener réditos, tanto políticos como económicos, con ellos no vale perder tiempo, no cambiaran, debemos ocuparnos de los que si quieren que el país entre en un proceso de normalización que permita ir superando los males de la población, sobre todo para la gente  más necesitada.
Tuve la oportunidad de escuchar al Expresidente Español Rodríguez Zapatero en una entrevista con Ernesto Villegas, para mí sin desperdicio, y de mucha profundidad tanto política como humana, Zapatero se ubicó de inmediato en la visión de la política racional, la que busca evitar la confrontación por intermedio de la negociación,  lo racional por encima de lo irracional, el logro de la negociación para generar un ganar-ganar, la que deja a un lado la lucha existencial, en donde el otro es visto como enemigo y debe ser destruido, por una visión política agonal que busca la competencia sana y el entendimiento de aquellos factores que compiten por el poder político de forma democrática.
Los procesos de negociación han sido estudiados a lo largo de la historia, y en la actualidad se han creado mecanismos de negociación que buscan que de ella se obtengan los mejores resultados. Hay suficientes manuales que nos enseñan cómo llevar a cabo negociaciones exitosas, en ellos se va de lo más simple, que es como iniciar el proceso de negociación, a lo más complejo. Uno de los primeros ítems es que a un proceso de negociación no se debe ir con condiciones previas ni puntos de honor, ya que esto de hecho impide la negociación.
Lo primero que se debe hacer, si se quiere conformar una mesa de negociación, es nombrar los mediadores, los cuales deben ser aceptados por las partes, quienes proponen por separado a personas para que jueguen este rol, de estos nombres se escogen de mutuo acuerdo a quiénes servirán para este fin, luego de ello se les entrega a los mediadores un listado de quienes representarán a las partes, los cuales tienen el derecho de objetar alguno de los nombres propuestos, eso es lo normal, y luego de haber logrado acuerdo de quienes serán los mediadores y los participantes en el proceso de negociación, se llevan los puntos que se quieren discutir a la mesa, los cuales se escogen de la misma forma, es allí donde comienza el proceso de negociación, acordando cuáles serán los puntos a discutir, o por lo menos con cuáles se comenzarán las negociaciones. Lo que no se puede es llevar a la mesa son puntos de honor, la negociación es ceder para el logro de objetivos, pero en todo proceso de negociación algo ha de perder cada una de las partes, el que no lo vea así no quiere negociar.

Las voces más estruendosas que llaman al diálogo poniendo condiciones o puntos de honor, simplemente no quieren negociar, siguen en su juego de la confrontación y utilizan el escenario para seguir generando desasosiego en la población.   ¿Qué esperan lograr? ¿Cuántas vidas más serán necesarias para buscar una solución negociada? Más del ochenta por ciento de la población pide diálogo y entendimiento, la única forma de que esto se dé es en un proceso de negociación política, con todo lo que ella conlleva, ahora ¿Dónde están los llamados a negociar en pro y a favor del país?


2 comentarios:

  1. Excelente artículo profe pero la verdad no creo que exista negociación en ninguna de las partes, habría que ver si esta selección de los mediadores serían de bajo o alto ranking, no imagino ver por ejemplo un Freddy Guevara mediando con un Hector Rodriguez, o un Requesens mediando con un Freddy Verbal o en su defecto un Julio Borges o Ramos Allup mediando con un Diosdado Cabello & Company, la verdad que esta visión de Zapatero de la se ganar en este contexto actual, esta muy lejos de acercarse a ello. Para mi el juego no suma cero es lo que seguirá en la palestra política, ninguno quiere ser gallina, todos quieren ser Algún, aunque esta hipótesis muy personal representa que ambas partes tienen interés propio por encima del colectivo, consideró que ese es y será la postura de las mismas hasta qué emerjan nuevas situaciones políticas por el lado más débil representada por población venezolana, como movimiento social y ojo sigo manteniendo mi tesis de que aquí en nuestro país por ahora no habrá estallido social así estén dadas todas las variables. Yo creo que la situación actual de Venezuela probabilisticamente podría cambiar desde el punto de vista político por una propuesta de un líder nuevo que emerja con concepciones basadas en la ética y moral e intrínsecamente vinculados a la subordinación de los preceptos constitucionales, No creo que venga por otro lado

    ResponderEliminar
  2. Excelente artículo profe pero la verdad no creo que exista negociación en ninguna de las partes, habría que ver si esta selección de los mediadores serían de bajo o alto ranking, no imagino ver por ejemplo un Freddy Guevara mediando con un Hector Rodriguez, o un Requesens mediando con un Freddy Verbal o en su defecto un Julio Borges o Ramos Allup mediando con un Diosdado Cabello & Company, la verdad que esta visión de Zapatero de la se ganar en este contexto actual, esta muy lejos de acercarse a ello. Para mi el juego no suma cero es lo que seguirá en la palestra política, ninguno quiere ser gallina, todos quieren ser Algún, aunque esta hipótesis muy personal representa que ambas partes tienen interés propio por encima del colectivo, consideró que ese es y será la postura de las mismas hasta qué emerjan nuevas situaciones políticas por el lado más débil representada por población venezolana, como movimiento social y ojo sigo manteniendo mi tesis de que aquí en nuestro país por ahora no habrá estallido social así estén dadas todas las variables. Yo creo que la situación actual de Venezuela probabilisticamente podría cambiar desde el punto de vista político por una propuesta de un líder nuevo que emerja con concepciones basadas en la ética y moral e intrínsecamente vinculados a la subordinación de los preceptos constitucionales, No creo que venga por otro lado

    ResponderEliminar