sábado, 30 de junio de 2012

¿Dónde están mis prestaciones?


De verdad que este gobierno para engatusar es excelente, después de toda una alharaca con el tema de los pasivos laborales y de las prestaciones sociales, los trabajadores quedaron claros y sin vista, como reza el refrán. Nuevamente el ejecutivo nacional en un alarde electoral utilizó el tema para manipular a la clase trabajadora, que ciertamente sufre el embate de la inflación, y siente que su salario cada día vale menos. Para ningún trabajador de la administración pública es un secreto, que aquellos que tienen el privilegio de pedir adelantos de sus prestaciones sociales, ya casi nada les queda de sus prestaciones acumuladas, debido a que esto se ha convertido en un mecanismo de compensación salarial, es decir, retiran parte de sus prestaciones para redondear el salario.
Mucho se habló de un fondo para con ello saldar la deuda multimillonaria que tiene el estado venezolano con la gran mayoría de sus trabajadores, deuda que se ha multiplicado por dos con este gobierno, sí, el gobierno que se hace llamar obrerista es maula y no paga. Hay que recordar que después de la modificación del régimen de prestaciones en 1997, se realizó todo un trabajo con profesionales en materia actuarial para cuantificar la deuda de los empleados públicos, y generar todo un cronograma de pagos, trabajo que por cierto le fue entregado al nuevo presidente, el mismo, Hugo Chávez, habría que preguntarle qué hizo con esa información. Pero esto no es lo peor, es que luego de casi 14 años no hay nadie, ni en el ministerio de finanzas ni el ministerio del trabajo, que se esté ocupando de cuantificar esta deuda y generar algún mecanismo de pago, lo único que han asomado es la creación de un fondo para acumular las prestaciones causadas por los trabajadores, fondo que por lo que se ve correrá el mismo destino de los fondos  de política habitacional, seguro de paro forzoso, y el barril sin fondo en que se han convertido los dineros de los trabajadores que son dirigidos al seguro social.  
Esta política propagandística no es nueva, anteriormente fue la reforma constitucional que se planteó en el 2007, donde se ofreció, entre otras cosas, modificar el artículo 87 de la constitución, para supuestamente crear un “Fondo de estabilidad social para trabajadores y trabajadoras por cuenta propia”, como diríamos, para hacer justicia a más de 5 millones de venezolanos que no gozan de ningún tipo de seguridad social, lamentablemente esto no llegó a ningún lado. Ahora nuevamente utilizaron el tema para manipular a los trabajadores con la intención de aprobar la nueva ley del trabajo, y ganarse unos cuantos votos, haciendo creer que a estos venezolanos se les crearían mecanismos idóneos para poder entrar al régimen prestacional.
Otra de las grandes mentiras que se le hizo creer a los trabajadores, a los que se les adeudan sus pasivos laborales, es que les serían cancelados, llegando a plantear el régimen la creación de un bono de deuda pública llamado el “Petrorinoco”, instrumento que serviría para el pago, menos mal que los trabajadores no se dejaron engañar y rechazaron esta idea descabellada de inmediato. Lamentablemente más de un despistado sigue sacando cuenta de cuánto le toca del pago de sus pasivos laborales, es que el descaro y el nivel de manipulación del régimen no tiene límite.  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario