sábado, 13 de diciembre de 2014

Bienes suntuarios

A ver si me puedo hacer entender, ya que la economía tiene la manía de presentar las cosas lo más enredado posible. Me dice la teoría económica que este tipo de bienes, son  aquellos que sus costos aumentan más rápido que la renta que percibimos, además son considerados como bienes de lujo o superfluos, por ende están demás, y a su vez no son estrictamente necesarios. Ahora, en cristiano, es decir, que si yo no gano lo suficiente para gozar del servicio de televisión por cable, pero aparte de eso, la factura me es aumentada cada tres meses, y mi salario no aumenta, sino una vez al año, estoy realizando un gasto suntuario, esto se refleja al adquirir un bien que no me es estrictamente necesario. Por lo tanto, que sería lo lógico y lo racional que haría en mi caso, de inmediato retirar el servicio de suscripción por cable, quedándome con el servicio de televisión abierto, que es gratuito, eliminando el gasto suntuario. Si estoy en lo cierto, y no hay ningún economista por allí que me diga que estoy equivocado en mi análisis, quisiera preguntarle a quienes nos gobiernan, y en primer orden al señor presidente, ¿cuáles son esos gastos suntuarios que realiza un gobierno socialista? El cual debe ser ejemplo de austeridad y humildad.
Este hecho llega a la opinión pública en un momento estelar, que el propio gobierno nos presenta con bombos y platillos, la presencia de nuestro presidente en UNASUR, acompañado por cierto de una extensa comitiva, cuándo el mandatario de Uruguay, amigo Pepe Mujica, es condecorado en Ecuador. En su discurso al recibir la condecoración, les dio una lección de austeridad y de lo que es ser un verdadero revolucionario.
Los presentes aplaudían a rabiar, será que no entendieron el mensaje o no lo quieren entender, y solo se distraen con el mensajero, por considerarlo un bicho extraño para nuestra época, ya que él amigo es ejemplo de austeridad y desprendimiento.
Un presidente que se hace llamar “socialista y representante de la clase obrera”, un trabajador más al servicio de su país, que hubiese sido lo lógico y lo racional, al conocer que su gobierno incurre en gastos suntuarios en un momento de crisis en que la renta petrolera ha disminuido en casi un 50%, no es reducir los gastos suntuarios en un 20%, debió declararse en emergencia y mandar a eliminar todo estos gastos, que además de ser un insulto a los ciudadanos que si tenemos que vivir con el cinturón apretado a más no poder, que vemos a diario como pasan frente a nuestro ojos el derroche de un gobierno que parece estar peleado con la austeridad, sino pregúntenle a Elías Jaua y a su niñera, entre muchos otros que disfrutan de las mieles del poder.
Pero peor aún es la burla que esto representa para aquellos sectores más desposeídos y empobrecidos que cada día se les hace más cuesta arriba llevar la comida a sus hogares. No será que éste gobierno entiende que comprar los productos de la cesta básica alimentaria, se ha convertido en un gasto suntuario para aquellos venezolanos que sobreviven con un salario mínimo. ¡Con ollas vacías no hay revolución que aguante!  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario