domingo, 27 de octubre de 2013

Habrá que derogar la ley de la gravedad

En Barquisimeto, estado Lara hay un cuento muy sabroso de un concejal que siempre andaba al lado de las comunidades, para muchos un hombre de pueblo, que incursionó en la política, de este individuo se cuenta que una vez en un debate muy acalorado en la cámara municipal, en donde se interpelaba a un funcionario de la alcaldía, debido a que había un sector popular que no recibía agua potable desde hace mucho tiempo. Este funcionario de la alcaldía argumentaba que el sector en cuestión estaba situado muy alto, y por ello no recibía el vital líquido, pues la ley de la gravedad impedía que las bombas empujaran con la suficiente fuerza para que subiera el líquido a lo más alto del barrio, en ese momento muy efusivo el concejal pidió la palabra e inmediatamente solicito a la cámara en pleno, que si ese era el problema, "la ley de gravedad", bueno esa ley había que derogarse, lo importante era que llegara el agua a los habitantes del sector. Así es como en Barquisimeto fue derogada la ley de la gravedad.
Y muchos preguntarán a qué viene todo esto, pues simple, es que al gobierno le ha dado, que al igual que nuestro amigo concejal, derogar todas las leyes económicas, entre ellas, la ley de la oferta y la demanda. Si el bien es escaso y a su vez es apetecible, la demanda aumenta, esto lo saben todos los economistas, sobre todo  los marxistas, es una regla que hasta ahora no ha sido posible romper, ni en los países que han transitado la experiencia comunista, es allí donde mayor se ha dado la búsqueda de los bienes que escasean.
El gobierno, por intermedio de sus ministros de economía, han convertido el dólar en un bien muy apetecible, toda la propaganda gubernamental ha sido dirigida hacia allá, quiéranlo o no el dólar se ha convertido en una mercancía que garantiza, al que la posee, poder intercambiarlo por otros bienes. No solo el hecho de poseerlo, ya que esta moneda que es subsidiada por el estado, se ha convertido en una forma de paliar la inflación, y de obtener bienes materiales por un precio ínfimo de su valor de mercado.

El gobierno, como es su costumbre de controlarlo todo, ha querido manejar la oferta del dólar, claro, son los únicos que lo poseen gracias a la apropiación de la renta petrolera, han venido generando toda una serie de mecanismos de control, que al contrario de cubrir la demanda, lo que ha hecho es aumentarla, yendo en contra de todas las leyes económicas conocidas. No queda mucho tiempo en que debido a su incapacidad de resolver este problema salga alguno de sus voceros, el mejor sería Giordani, a derogar la ley de la oferta y la demanda por ir en desmedro del pueblo pobre, y así resolverían el problema, ¡una guara!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario