domingo, 6 de octubre de 2013

¿Ley desarme?




Es imposible dejar de hablar de este tema, y más cuando las estadísticas de los asesinatos cometidos con armas de fuego son devastadoras. Es ocioso contar los planes de seguridad que se han querido implementar, al igual que las innumerables comisiones que se han instalado a lo largo de estos últimos años para tratar el tema de la inseguridad, sumando a éstas de origen gubernamental, una gran cantidad de propuestas que han salido de las organizaciones de Derechos Humanos. Pareciera ser que no hay capacidad por parte del gobierno para enfrentar esta realidad, el desarmar de la población civil debe ser el objetivo a lograr. 
En un país hermano como ecuador se prohibió el porte de arma desde el 2009, logrando disminuir los índices de homicidios de una manera drástica. Un estudio realizado por la ONODC (Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito), nos coloca como el país de América del Sur con la mayor tasa de homicidios  para el año 2010, contabilizando 13.080 fallecidos en hechos violentos, con un índice de 45,1 por cada 100.000 habitantes, seguidos por Brasil con una taza de 21, menos de la mitad comparándolo con nuestro país, y no es que Brasil no tenga problemas tan parecidos a los nuestros como la pobreza y miseria que se reflejan en sus grandes favelas, es que ellos si entendieron que este flagelo debía ser combatido con toda la autoridad del estado, y por cierto no fue en los gobiernos dictatoriales o neoliberales brasileños que se asumieron medidas drásticas para luchar contra la violencia y lograr desarmar a la población, fue en los gobiernos de Lula que se decidió, y se comenzó con los grandes operativos de desarme en los sectores populares, medida que fue implementada con la colaboración de ejército. 
Igualmente se enfrentó el problema de las cárceles y el tráfico de drogas; fueron creados cuerpos de seguridad con competencias especiales para desarrollar estas tareas, era imposible hacerlo con los cuerpos policiales que para la época estaban contaminados y penetrados por el hampa organizada. Fue un problema que se atendió y se sigue atendiendo con voluntad política, que creo es lo que le falta a este gobierno. 
Será que la incapacidad está llegando a tales niveles que el gobierno se ha rendido ante este tema que pone en riesgo la soberanía del país, si la soberanía, porque la invasión que tanto pregonan no viene de alguna potencia extranjera, la invasión se está desarrollando en los actuales momentos en nuestras ciudades, donde se vive en un estado de sitio permanente; en los sectores populares manda el hampa, los que asumen la custodia de territorios que son controlados por bandas armadas hasta los dientes, y a esto le sumamos que nuestros cuerpos de seguridad en su mayoría están disminuidos o penetrados por la delincuencia. Habrá que preguntarle al presidente de INDEPABIS, Eduardo Samán si: ¿eran paramilitares colombianos o marines estadounidenses los que lo atacaron con granadas en mano y armas largas a las puertas de su oficina?     

No hay comentarios.:

Publicar un comentario