lunes, 5 de agosto de 2013

¿La Calle?


Hay muchos que predican que hay que tomar la calle, ¿tomar la calle?, alguien podría preguntar si la debemos tomar con hielo o seco, pero este tema es muy serio para tomarlo a chanza. Especialmente para algunos que sienten que no hay salida a la crisis que está afrontando nuestro país, frente a otros que pretenden pescar en río revuelto y se escudan en el llamado a manifestaciones de calle de todo tipo, creyendo que con ello se mantendrán en la cresta de la ola para ocupar algunos espacios de representación popular, sin caer en cuenta que el país de los comunes, y no usando éste término con la connotación histórica de la Cámara de los Lores, sino de la gente de a pie, los ciudadanos que día a día deben ganar el sustento para su subsistencia, por cierto nada fácil en estos momentos en los cuales el salario es más que insuficiente, donde nos referimos  a un universo de más del 90% de la población que no activa en política. La gran mayoría del país se encuentra ocupado en ser habitantes de sus espacios, ocupándose de sus quehaceres cotidianos, antes que ser activistas políticos.

Hay algunos que no han querido entender que no puedes mantener a una población, que tiene necesidades de todo tipo, en una constante crispación política, ya que todas las teorías politológicas, sociales y psicológicas han demostrado que el ser humano busca vivir en sana paz y en procura de su confort, que este es su primer objetivo de vida, que somos animales gregarios que nos gusta vivir en comunidad y en sociedad, y estas características nos han hecho unos sobrevivientes a lo largo de todos los eventos que se han presentado en nuestro planeta por miles de años desde que apareció la raza humana.  

Todo esto ¿por qué?, veamos: a los venezolanos se les viene sometiendo a una contienda y a un enfrentamiento político sin pausa ni descanso por más de 14 años, desde que se dio el cambio del Sistema Político Venezolano en 1998 con la llegada de Hugo Chávez a la presidencia, el que le  dio un giro a la acción política que por años nos había acompañado, la que  llamó el investigador Juan Carlos Rey “el sistema populista de conciliación de elites”, para con ello identificar los primeros años de la naciente democracia que a partir de 1958 se trató de instaurar, escenario político que fue cambiado por la nueva elite gobernante encabezada por un presidente que llega al poder, en gran parte por el agotamiento de este juego político  acompañado por el deterioro de las instituciones del Estado, es allí donde el nuevo presidente desarrolla y apuesta todo su accionar político, a un sistema de confrontación, donde desaparece el adversario y nace la figura del enemigo político.  Esta situación ha llevado a la población venezolana a vivir una gran cantidad de eventos de calle que es bueno recordarlos, como fueron marchas a granel, paros, huelgas generales, y otros tantos para culminar en golpes de estado. También nos hemos visto inmersos en 19 procesos electorales en un corto lapso de tiempo, los más recientes las presidenciales del 7 de octubre de 2012 y el 14 de abril de 2013, las que contaron con las más alta participación política electoral de los últimos tiempos, donde los ciudadanos se abocaron a cumplir con su responsabilidad política de acudir a todas y cada una de las manifestaciones convocadas por los diferentes actores políticos, culminando su acción ciudadana acudiendo masivamente a votar. Este es un hecho cierto y constatable, los venezolanos han cumplido con el deber de elegir.

Ahora, y retomando el tema de la calle, es necesario hacer entender a los que pretenden seguir este esquema de exacerbación de la vida ciudadana, que lean el mensaje que el día sábado 3 de agosto les envió un sector mayoritario de los venezolanos, cuando fueron convocados a  marchas y concentraciones, de un lado por el gobierno y del otro por los sectores que lo enfrentan, que sin temor a equivocarme han sido, ambas, las concentraciones más exinanidas vistas en los últimos años, en donde la ciudadanía envió un mensaje claro, el cual está siendo refrendado por los últimos estudios de opinión pública, en los cuales la mayoría de los venezolanos exigen diálogo y el cese de la confrontación estéril por parte de los sectores en pugna, para que se ocupen y coadyuven a resolver los graves problemas que agobian a todos y cada uno de los ciudadanos, sin distingo de sus preferencia política, este es el llamado que se hace por parte de estos sectores mayoritarios; qué se espera, será por la consigna que recorrió la Argentina en el 2001, compartida por nuestros hermanos brasileros hace poco; ¡que se vayan todos!  
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario